Niños siguen expuestos a enfermedades mortales por paso de huracanes IOTA y ETA

Foto: Unicef

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) informó que más de 1,5 millones de niños, niñas y adolescentes siguen expuestos a enfermedades potencialmente mortales en Centroamérica.

La directora regional de Unicef para América Latina y el Caribe, Jean Gough, mencionó que hace dos meses los poderosos huracanes ETA y IOTA, causaron daños.

Asimismo, contaminación en muchos de los sistemas de agua, incluidos pozos y letrinas, de los países afectados, como Honduras y Guatemala.

«Dos meses después de que los fuertes huracanes azotaran Centroamérica, las necesidades humanitarias de las familias con niños, niñas y adolescentes siguen siendo generalizadas y durarán mucho tiempo», indicó.

«Me duele ver que muchas casas y escuelas todavía estén enterradas bajo la arena o cubiertas de barro en las comunidades afectadas por los huracanes«, mencionó Gough.

Falta de agua potable

Unicef enfatizó que sin acceso a agua potable, el riesgo de diarrea y otras enfermedades transmitidas por el agua continúa siendo un riesgo muy alto.

De igual manera, Gough dice que si no se toman «medidas urgentes», es probable que más niños y adolescentes sufran desnutrición, abandonen la escuela y caigan en la pobreza.

Por otra parte, subrayan que en Honduras, Guatemala y Nicaragua, más de 1 mil 230 escuelas han resultado parcialmente dañadas o destruidas.

Por lo tanto, destacan que sin acciones inmediatas, muchos niños, niñas y adolescentes «corren el riesgo de perderse la escolarización presencial un año más debido a los impactos de los huracanes«.

Del mismo modo, las áreas golpeadas por los huracanes también son las afectadas por algunos de los niveles más altos de violencia y pobreza en el mundo incluso antes de la pandemia.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*