América Latina es la región más violenta del planeta. Concentra el 39% de homicidios

América Latina

La violencia en América Latina y el Caribe, la región con más homicidios del planeta, ha alcanzado niveles alarmantes que amenazan el desarrollo económico y social de los últimos años en el continente, advirtió el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en un informe que presentó este jueves en Santiago.

La región concentra el 39% de los homicidios del planeta, mientras que los robos triplican la media y concentra 41 de las 50 metrópolis más peligrosas, según el estudio.

Con sólo el 9% de la población mundial, la región es la única del mundo donde la principal causa externa de muerte es el homicidio (52% de los fallecimientos). Las ciudades de Caracas, San Pedro Sula, San Salvador y Acapulco son las más violentas, con tasas de homicidios de 10 a 20 veces mayores que la media mundial, por encima de los 80 por cada 100.000 habitantes.

Los índices de violencia no ceden pese a los mayores niveles de desarrollo alcanzados en los últimos años. «En este sentido, la región es una anomalía», afirma el estudio «Crimen y violencia, obstáculos para el desarrollo de las ciudades de América Latina y el Caribe», del BID.

Pese a que se habla de la violencia en Latinoamérica de manera generalizada, las cifras muestran una gran heterogeneidad entre los países, dentro de los propios países e incluso entre las ciudades y barrios.

Y el futuro no es alentador. El BID, que elaboró el documento junto al Instituto Igarapé de Brasil, advirtió que, si la situación actual y las tendencias se mantienen, la tasa de homicidios puede pasar de los 22 asesinatos por cada 100.000 personas de 2017 a cerca de 35 homicidios por 100.000 personas el año 2030.

La rápida y desordenada urbanización, el estancamiento de la productividad en las ciudades y el desempleo juvenil son los factores que estarían detrás de este triste récord, según el BID.

En la región, hay 7,1 millones de jóvenes desempleados y 15,1 millones que ni estudian ni trabajan. «La evidencia ha demostrado que un aumento del 1% en el desempleo juvenil conduce a 0,34 homicidios adicionales por cada 100.000 personas», según el informe.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*