Monseñor Silvio Báez a Ortega: «El diálogo no es un juego»

La Conferencia Episcopal de Nicaragua está valorando la continuidad del diálogo nacional, según monseñor Silvio Báez.

El obispo auxiliar de Managua explica que han tomado esta decisión debido a los últimos acontecimiento violentos en el país.

«Queremos seguir apostando por el diálogo porque creemos que es una vía pacífica, constitucional a la crisis que estamos viviendo, pero el diálogo requiere de ciertas condiciones», señala.

Condiciones que fueron planteadas al gobierno desde que los obispos aceptaron ser Mediadores y Testigos.

«Cuando se inició el diálogo nacional, que lo pidió Daniel Ortega, el objetivo era democratizar Nicaragua, ir a la raíz de los problemas y abrir caminos para la democratización del país», recuerda Monseñor Báez.

Sin embargo el gobierno ha demostrado poco interés en el avance de temas democráticos que espera la sociedad nicaragüense.

Ya habrá tiempo

Este fin de semana Daniel Ortega dejó entrever su rechazo a cualquier posibilidad de adelanto de elecciones.

«Ya habrá tiempo tal y como lo manda la Ley, habrá tiempo para las elecciones, todo tiene su tiempo”, señaló Ortega.

«Las Reglas no pueden venir a cambiarlas de la noche a la mañana simplemente porque se le ocurrió a un grupo de golpistas», agregó.

Que lo diga seriamente

Para Monseñor Báez es necesario que el gobierno sea claro en su postura respecto a la crisis del país.

«Si lo que él quiso decir es que ha cerrado las puertas, que lo diga seriamente y dejamos de perder tiempo con el diálogo. El diálogo no es un juego», refiere el obispo.

Báez considera que la discusión plenaria del diálogo ha sido una especie de «válvula de escape» para la sociedad.

«Un tener sentado allí al gobierno para poder decirle con libertad las cosas, aún cuando lo único que encontramos es irresponsabilidad, mentira, es alargar las cosas; sin embargo hemos querido mantenerlo abierto», explica.

El obispo advierte que de cerrarse la conversación nacional se abrirían «horizontes impredecibles» en el país.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*