¿Qué buscan? pregunta a los políticos Mons. Álvarez

Monseñor Rolando Álvarez en iglesia Catedral San Pedro Apóstol. Foto: Diócesis Media.

¿Qué buscan? es la pregunta en que se basó el evangelio de este domingo cuando a Jesús le siguieron dos discípulos, y el obispo de la Diócesis de Matagalpa, Rolando José Álvarez Lagos, se inspiró en él para cuestionar de acuerdo al contexto de Nicaragua, ¿Qué buscan los políticos en este año electoral?

Las palabras integras del religioso fueron, «hermanos políticos, realmente ¿Qué buscan? Busquen el Reino de Dios y su justicia y lo demás vendrá por añadidura».

El jerarca católico espera que Dios mediante las respuestas a ¿Qué buscan? sean; el bien común, ser servidores del pueblo, estar con los más desfavorecidos, ponerse al lado de los vulnerables y de los olvidados de siempre. Además, aportar su granito de mostaza para hacer de Nicaragua, un país con visión de nación, de justicia social, estabilidad y desarrollo económico.

Feligreses en la Iglesia Catedral San Pedro Apóstol, Matagalpa.
Foto: Manuel Antonio Obando. Diócesis Media.

Álvarez dijo que todo político que quiere y busca el bien común debe empezar por contemplar al Crucificado, y en el Crucificado debe contemplar al pueblo que sufre, al pueblo humilde y sencillo de rostro dolorido.

«El político que empiece a hacer esto diariamente no se perderá, sino que acertará. En la mirada del Crucificado encontrará claridad, fortaleza, nuevos caminos y puntos de encuentro que lleven a la unificación de esfuerzos para construir el proyecto de un noble país», explicó.

El país no quiere protagonismos fuera de la realidad, ni que impere la insensatez, subrayo Álvarez, y tomando en cuenta la desunión de la oposición, fustigó a los políticos que desistan de las ambiciones personales y grupales.

El obispo citó una reflexión emitida por San Juan Pablo II en 1987. “La prueba máxima de tu grandeza está en la forma que trates a cada ser humano, pero especialmente a los más débiles y más indefensos”.

Tras esto, manifestó que en la contemplación del Crucificado, encontrarán que no es posible dar un paso adelante mientras no se com­partan los sufrimientos y angustias de un pue­blo sediento de justicia, libertad, paz, salvación y perdón.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*