Al menos 50 líderes opositores fueron asediados y perseguidos al cierre del 2020

UNAB presenta informe "Violación a los Derechos Humanos en Nicaragua al cierre del 2020" / FOTO: Josué Gallo, Radio Corporación

Unos 52 opositores a nivel nacional fueron asediados, perseguidos y hostigados por parte de la Policía Orteguista en el año 2020, según datos presentados por la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), en su informe «Nicaragua bajo represión y violación de derechos».

El monitoreo fue realizado gracias al monitoreo de diversas organizaciones, según la UNAB.

«En el último trimestre se evidencia una escalada en los niveles de violencia de distintos tipos, a nivel nacional son 52 líderes de la Unidad Nacional Azul y Blanco los que han sido asediados y perseguidos. Mientras la institución policial ha estado abocada, casi exclusivamente, a la represión y no a la prevención del delito», citó Guillermo Incer, miembro del consejo político de la UNAB.

Líderes territoriales de la UNAB también permanecen asediados y detenidos en su casas

Hasta la fecha mantiene encerrados arbitrariamente y en sus propios domicilios a líderes territoriales de una Unidad Nacional Azul y Blanco, denuncia Incer.

«Estos 12 líderes territoriales son coordinadores municipales y departamentales que sufren casa por cárcel en Jinotega, Jinotepe, Somoto, entre otros, es una orientación política la restricción de movimiento del liderazgo de la UNAB»

El informe también agrega que todavía hay 120 personas presas políticas, 110 detenidas ilegalmente tras la insurrección de abril de 2018 y 10 detenidos antes de esta fecha, el total de personas presas políticas 64 fueron capturadas a lo largo de este 2020.

Informe de Violaciones de Derechos Humanos en Nicaragua, presentado por la UNAB

Ataques al periodismo e iglesia católica, los femicidios en 2020, las muertes y mala gestión de la pandemia del COVID19 en Nicaragua, asesinatos a campesinos y el uso de leyes como una nueva modalidad de ataque a la oposición, son otros de los puntos documentados en el informe de la UNAB.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*