México y Nicaragua son los países con menos medidas restrictivas frente al coronavirus

Frente a la tendencia general de clausurar fronteras y decretar encierros obligatorios para frenar la expansión del coronavirus, solo dos países en América Latina van a contracorriente de esta estrategia.

México y Nicaragua son los únicos de la región que no cerraron fronteras aéreas ni impusieron restricciones a la entrada de viajeros por avión. Tampoco anunciaron cuarentenas obligatorias ni toques de queda.

Esto, pese al aluvión de críticas recibidas por algunos expertos y parte de la población, que mira con recelo lo que ocurre en otros países y se pregunta por qué sus gobernantes no adoptaron también este tipo de iniciativas.

Desde que en México se dio a conocer el primer contagio de coronavirus el 28 de febrero, muchos cuestionaron por qué el segundo país más poblado de América Latina no tomaba medidas más severas antes de que aumentaran los casos.

Reuters

Y aunque Andrés Manuel López Obrador siempre ha insistido en que hará lo que los expertos de su gabinete le indiquen, el presidente fue duramente criticado por continuar celebrando sus giras de fin de semana en las que abraza a decenas de seguidores.

¿Qué medidas se tomaron en Nicaragua?

La situación en Nicaragua y las (pocas) medidas puestas en marcha hasta la fecha frente al covid-19 son muy diferentes a las mexicanas.

El país centroamericano no anunció su primer caso de coronavirus hasta el 18 de marzo, casi tres semanas después que México.

Pero su gobierno ya había sido muy cuestionado por contradecir las recomendaciones sanitarias internacionales de evitar multitudes al convocar pocos días antes una marcha ciudadana llamada «Amor en tiempos del covid-19».

Reuters

«Porque es el mundo entero el que está enfrentando la pandemia del covid-19, Amor en tiempos del covid-19, unidos en barrios, comarcas y comunidades para cuidarnos juntos», dijo la vicepresidenta Rosario Murillo al anunciar la marcha.

Tras conocerse los primeros contagios, el gobierno nicaragüense desplegó a cientos de brigadistas para acudir casa por casa y ofrecer información y consejos de prevención sobre el coronavirus.

Pero esta estrategia de salud comunitaria, muy efectiva en el país ante la propagación de otras enfermedades ya conocidas como el dengue, no es en absoluto adecuada frente al nuevo coronavirus, critican expertos.

«Estamos ante una epidemia con un virus altamente contagioso y las medidas deberían ser diferentes. Se procedió con las visitas, que entiendo que parte de la población rechazó y dejó a algún personal sanitario también incómodo con la iniciativa», dice Miguel Orozco, especialista nicaragüense en salud pública.

«Cualquier aglomeración o acercamiento de más de un metro no se debe hacer, porque pone en peligro a quien va a esa casa a educar y a la familia que lo recibe», coincide el epidemiólogo nicaragüense Leonel Argüello.

Mientras tanto, las escuelas públicas en Nicaragua continúan abiertas y se mantienen la convocatoria de eventos masivos como las celebraciones de Semana Santa.

Marcos González Díaz/Corresponsal de BBC News Mundo en México y Centroamérica.

Foto: AFP

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*