Otro caso que queda en la impunidad del orteguismo

La rusa Elis Leonidovna Gonn, quien atacó con ácido sulfúrico al padre Mario Guevara en la catedral de Managua, en diciembre de 2018, fue liberada por el gobierno de Daniel Ortega y enviada en un avión comercial a Panamá.

Ni gobierno ni el sistema judicial han informado sobre este hecho insólito, sin embargo, los presos políticos excarcelados de Masaya, Cristhian Fajardo y María Adilia Peralta Cerrato, confirmaron la noche de ayer que viajaron en el mismo vuelo hacia la ciudad de Panamá con la rusa, quien tiene una condena de ocho años de prisión.

Elis Gonn atacó al padre Mario Guevara, uno de los tres vicarios de la Catedral Metropolitana, el 5 de diciembre de 2018, cuando el sacerdote confesaba a los feligreses en la nave central del templo mayor.

La mujer se acercó al vicario cargando un envase de galón con ácido sulfúrico y lo roció mientras Guevara bendecía artículos religiosos para otra feligresa.

El padre fue trasladado al hospital Vivian Pellas y la mujer, que la Policía identificó como Elis Leonidovna Gonn, fue detenida por las personas que piden ayuda en Catedral cuando huía hacia el portón sur de la Catedral, y entregada a los agentes.

Leonidovna Gonn «ingresó al templo con la finalidad de participar en sesiones de oración y exorcismo», informó entonces la Policía.

El sacerdote de 59 años y originario de La Concepción, Masaya, había confesado a la mujer, quién después lo atacó por la espalda y le lanzó el ácido, que le provocó quemaduras de tercer grado que se agravaron por un mal crónico del sacerdote.

El ácido afectó el rostro y el cuerpo de Guevara. Un feligrés que asistía al padre en su tarea pastoral también resultó quemado.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*