Enemigos del pueblo

cartas de amor, nicaragua, fabio gadea

Querida Nicaragua: Los enemigos del pueblo y paniaguados del señor don Daniel en el Poder Judicial pasaron cinco largos años esperando la orden de su jefe para darle el tiro de gracia al Partido Liberal Independiente, el único que podría ganarle las elecciones en noviembre. Más que al partido ha sido un golpe al pueblo que tiene puestas sus esperanzas en ir a una elección que el señor don Daniel no ganará y en la que sus propios partidarios votarán en su contra. De este gobierno se puede esperar todo, pero cómo puede haber quienes se llamen “liberales independientes” y sean capaces de prestarse por intereses mezquinos a interrumpir la marcha victoriosa de su partido que tiene la posibilidad real de ganarle al danielismo.

Es decir, están haciéndole el juego a Ortega tan solo por dirimir asuntos internos que bien podrían arreglar de cualquier otra manera dentro del mismo partido tratándose como compañeros de lucha, como demócratas que quieren quitar del poder a un dictador y no como buscadores de prebendas a quienes no les importa nada con tal de salirse con las suyas.

El doctor Pedro Reyes Vallejos sabe que esto no es un triunfo para su facción partidaria, que no le han dado la representación del partido por mérito alguno o porque tenga la razón en la litis que ha mantenido durante varios años, sino que ha servido como peón de ajedrez, como instrumento de la dictadura para estorbar la marcha victoriosa que lleva el PLI con sus candidatos Luis Callejas y Violeta Granera, mas la escogencia de diputadas como Bertha Valle que llenó de temor al gobierno.

Quien estorbe la lucha del pueblo por la conquista de la democracia tendrá que ser percibido como enemigo del pueblo.
Enemigos del pueblo son los sirvientes de don Daniel en el Consejo Supremo Electoral. No les da pena presentarse en ese Consejo y no cumplir con la ley electoral. No les da vergüenza llegar a recibir un salario como sirvientes del señor que dicta las órdenes por encima de la ley. Igual cosa ocurre en el Poder Judicial, cuatro señores que no tienen vergüenza de no cumplir con la justicia, sino que pasan por encima de las leyes y hacen únicamente lo que les indica el amo a quien sirven.

No crean que la lucha del pueblo terminará con una orden tajante de don Daniel. Ordenes de él reciben sus empleados, sus sirvientes, sus súbditos, sus paniaguados, sus turbas pagadas, sus encuestadores, pero el pueblo no tiene porqué detener su lucha por conseguir elecciones limpias, transparentes, con observación internacional y nacional. El pueblo seguirá luchando hasta conseguir un gobierno decente, un Consejo Supremo Electoral realmente Supremo, una Corte Suprema de Justicia independiente, que no dependa de la voluntad del Ejecutivo. El pueblo seguirá luchando por tener democracia, y democracia significa independencia de los poderes del Estado. El Ejecutivo manda en sus ministros, en su Gabinete, nada más. El Poder Legislativo lo forman los señores diputados y es el principal órgano del gobierno democrático y es quien hace y discute las leyes sin interferencia de ningún otro poder del Estado. Aquí el Poder Legislativo está dominado por un solo hombre, por el Ejecutivo, por don Daniel, que con una mayoría de 63 votos se impone ante 22 diputados de la oposición. Esto no es democracia. El Poder Judicial es el órgano que debería impartir justicia y dar a cada quien lo suyo y el Poder Electoral debería ser el que organice las elecciones cada cinco años y cumpla cabalmente con la ley electoral.

Nada de esto tenemos aquí. Los poderes del Estado obedecen todos a un solo hombre. Esto no es democracia. El Gobierno y los funcionarios son enemigos de la democracia, es decir, enemigos del pueblo. Pero al final el pueblo siempre gana y las dictaduras se derrumban.

1 comentario en Enemigos del pueblo

  1. Justiciero! Estimado don Fabio, absolutamente de acuerdo con este enfoque político que hace del Sr. Sultán nica, porque para él las elecciones son un estorbo; así se lo orientaron los jerarcas cubanos. Sospecho que los «babalaos» cubanos ya regaron sus polvos hechiceros en las principales ciudades de mi desventurada patria, como hicieron en Vzla., al filo de la media noche desde un helicóptero, quizás por eso el pueblo no ha reaccionado. Los poderes del averno se han adueñado de los ciudadanos. «Haga el bien amigo siempre y disfrute cada instante de su vida». Chao!

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*