«La Divina Misericordia salvará a Nicaragua y El Espíritu Santo renovará a Nicaragua»

«El Espíritu Santo renovará Nicaragua», con esa frase inició monseñor Rolando Alvarez, la homilía en la Misa que clausuró la Peregrinación Diocesana de Pentecostés Juvenil en Matiguás, que acogió a miles de jóvenes en el campo de la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, Matiguás.

Monseñor Alvarez al celebrar la festividad de la Santísima Trinidad dijo que es la hora de la unidad, no es la hora de buscar presidencialismo, es la hora de la unidad para buscar la democracia en Nicaragua, es la hora donde nadie debe tener miedo.

«Donde al vernos como hermanos nos veamos sin miedo, construyendo un país con justicia social donde se vaya cortando la brecha de unos pocos que tienen casi todo y de muchísimos que tienen casi nada. Eso no puede suceder en nuestro país, es la hora de dejar que el rico epulón no siga pensando en dejar caer las migajas que sobran», expresó.

«Es la hora en que obreros, campesinos, oficinistas deben sentarse en la misma mesa, aún desde las diferencias. Es la hora de la unidad que debe hacerla el pueblo en la familia, en el campo y la ciudad. Nicaragua, esta es la hora de Nicaragua», concluyó.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*