Ortega también criticó el trabajo de los expertos por supuestamente obviar los muertos de la tendencia sandinista.

“Los 22 policías asesinados no existen, para ellos los terroristas golpistas son unos angelitos que no torturaron a nadie, no mataron a nadie y entonces a estos hermanos quienes los torturaron, quienes los asesinaron, a estos 22 policías quienes los torturaron, quienes los asesinaron”, preguntó.

Son infames

Cuestionó la credibilidad de los organismos internaciones y aseguró que «ya nadie les cree».

«Se convierten en instrumentos de los poderosos, de los que imponen su política de muerte sobre los pueblos del planeta tierra, son los mismos que convirtieron en esclavos a pueblos de continentes enteros”, dijo.

Agregó que estas organizaciones no son «más que un instrumento de la política de la muerte, de la política del terror, de la política de la mentira, de la política de la infamia».

«Son infames y es bueno que los nicaragüenses los vayamos conociendo mejor», refirió ante miles de trabajadores estatales obligados a participar del acto partidario.

Contundente reporte de ONU

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas emitio un detallado y contundente informe que denuncia a Daniel Ortega por el uso desproporcionado de la fuerza y las ejecuciones extrajudiciales por parte de la policía, desapariciones y detenciones arbitrarias.

El grado de represión “tan alto” ha forzado al exilio a ciudadanos por el simple hecho de expresar opiniones contrarias al líder sandinista, refiere el reporte.

“La represión y las represalias contra los manifestantes continúan en Nicaragua mientras el mundo mira hacia otro lado”, explicó en un comunicado el alto comisionado para los derechos humanos de la ONU, Zeid Ra’ad al-Hussein.