Se estrella avión militar en Suiza con 20 turistas a bordo

Avión militar,Suiza,
Foto: AFP

Veinte personas han muerto, cuando el avión militar suizo de colección en el que viajaban se ha estrellado contra una montaña en el cantón suizo de los Grisones, situado en el este del país. «La policía tiene la triste certeza de que los 20 pasajeros han muerto», ha declarado una portavoz, Anita Senti, en una conferencia de prensa organizada en Flims, al pie del Piz Segnas, una montaña de 3.000 metros.

El avión, un trimotor Junkers JU52 construido en 1939 en Alemania, pertenecía a la compañía JU-Air, creada en 1982 por un grupo de amigos de la Fuerza Aérea, ha informado la agencia France Presse. En el momento del accidente, la aeronave tenía todas sus plazas ocupadas. A bordo del aparato viajaban 17 pasajeros y tres miembros de la tripulación: 11 hombres y nueve mujeres. Entre las víctimas hay una pareja austriaca y su hijo, ha informado la policía.

Los medios suizos han informado de que los pasajeros regresaban de un viaje turístico a Lorcano, una localidad situada en el cantón de Tesino, en el sur del país. Allí habían llegado el viernes por la mañana. Estaba previsto que aterrizaran poco antes de las 17.00 en el aeropuerto militar de Dübendorf, cerca de Zúrich, según ha publicado el diario suizo de habla alemana Blick.

El avión se ha estrellado contra la ladera occidental del pico Piz Segnas, a una altitud de 2.540 metros. Cinco helicópteros participan este sábado en las labores de rescate. «Ya no hay esperanza de encontrar a alguien con vida», ha afirmado Andreas Tobler, jefe de la policía de Grisones. La Fiscalía Federal ha abierto una investigación, en colaboración con el Servicio Suizo de Investigación de Seguridad, la Fiscalía de Grisones y la Policía Cantonal, para esclarecer las causas del siniestro.

Daniel Knech, del Servicio Suizo de Investigación de Seguridad, ha informado de que la tripulación no tuvo tiempo de enviar una señala de socorro y ha negado que el calor haya sido la causa de la catástrofe. Kurt Waldmeier, presidente de la empresa JU-Air, ha declarado a los medios que la aeronave no tenía ningún problema técnico y que había sido sometida a una inspección de mantenimiento en julio.

Fuente: El País

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*