Obispos de Venezuela sin miedo ante amenazas de Nicolás Maduro

La Iglesia rechazó las amenazas del presidente Nicolás Maduro contra los obispos Antonio López Castillo y Víctor Hugo Basabe, arzobispo de Barquisimeto y obispo de San Felipe, respectivamente.

El mandatario ordenó investigar si cayeron en delitos establecidos en la Ley contra el odio en sus homilías durante la celebración religiosas.

“Me da mucha tristeza que el presidente mienta tan olímpicamente delante de todo un pueblo y diga cosas que no dijimos. En mi homilía no hubo incitación al odio ni a la confrontación, ni a una guerra civil», expresó monseñor Basabe.

Hemos tocado conciencia

El obispo de San Felipe considera que el gobierno reacciona porque en su mensaje pastoral han «tocado conciencias».

«Estamos llamados a ser forjadores de paz y generar esperanza lo cual implica denunciar la injusticia, y no nos dejamos ganar por el miedo ni tapamos la mentira», sostuvo.

Hizo un llamado al pueblo y pidió a la Divina Pastora que los ayude a combatir la peste de la indiferencia.

«Estamos tranquilos: la verdad es de los valientes y el culillo es gratis”, añadió monseñor Basabe.

Apegados a la doctrina social de la Iglesia

El presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor José Luis Azuaje, dijo que las homilías que causaron escozor en el gobierno están apegadas a la doctrina teológica y se amoldan a la pastoral social de la Iglesia.

“El problema es que el gobierno, a través de la ANC, no acepta las críticas y reflexiones que pueda hacer el pueblo a las cosas que no funcionan», dijo el jerarca de la Iglesia Católica en Venezuela.

«En un país donde casi nada funciona ¿por qué tenemos que callarnos? Hay que hablar en función de las correcciones y de rectificar las políticas erradas derivadas del modelo económico y político”, argumentó el prelado.

El primer vicepresidente de la CEV, monseñor Mario Moronta aseguró que en la investigación ordenada por el régimen de Nicolás Maduro “no van a encontrar en ningún momento ningún llamamiento al odio, ninguna invitación a la violencia, como en efecto sí lo podemos ver en muchas de las expresiones que incluso ayer se dijeron”.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*