Estados Unidos sanciona a Rusia por presunto hackeo electoral

Estados Unidos,Rusia,sanciones,
EFE

El presidente estadounidense Barack Obama anunció una serie de medidas contra Rusia por su presunta interferencia en la elección presidencial, incluyendo la expulsión de 35 agentes y el cierre de instalaciones rusas en suelo norteamericano.

“He ordenado un número de acciones en respuesta al agresivo acoso del gobierno ruso sobre funcionarios estadounidenses y operaciones cibernéticas contra la elección estadounidense”, señaló Obama según un comunicado de la Casa Blanca, prometiendo otras acciones para el futuro.

“Estas acciones siguen a repetidas advertencias privadas y públicas que hemos dado al gobierno ruso y son una respuesta necesaria y apropiada a los esfuerzos para perjudicar los intereses estadounidenses en violación de las normas internacionales”, subrayó el mandatario.

Las agencias estadounidenses de inteligencia concluyeron que el pirateo y difusión de correos electrónicos del partido Demócrata y del equipo de su candidata presidencial, Hillary Clinton, estuvo diseñado para impulsar a la Casa Blanca a Donald Trump, quien ha elogiado al líder ruso Vladimir Putin.

“Ese robo y difusión de información solo pudo haber sido dirigida por los más altos niveles del gobierno ruso”, añadió Obama. “Esas actividades tienen consecuencias”, dijo.

Donald Trump reaccionó con una declaración tibia, que no aclara si piensa revocar las medidas cuando tome posesión de su cargo, el 20 de enero. «Es hora de que nuestro país pase a cosas mayores y mejores. No obstante, en interés de este país y su gran gente, me reuniré con los líderes de la comunidad de inteligencia la próxima semana con el fin de informarme de las novedades», dijo, en tono conciliador con unos servicios de inteligencia a los que ha criticado, en el pasado.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo este viernes que esperará a que Donald Trump llegue a la Casa Blanca el próximo 20 de enero para responder a las sanciones que Barack Obama impuso ayer a Rusia por el supuesto espionaje durante la campaña presidencial a la candidata republicana, Hillary Clinton.

Horas antes, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, le había propuesto oficialmente responder de manera recíproca a Washington con la expulsión de 35 diplomáticos y la prohibición de que utilizaran sus instalaciones en Moscú.

El País

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*