Familiares de presos políticos venezolanos envían carta al Papa

familiares,presos políticos,

Estimado y querido Papa Francisco:

Nos dirigimos a ti con palabras sencillas, como nuestro amigo y pastor, como lo haríamos con Jesús si estuviera entre nosotros físicamente. Recordamos sus palabras: «Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero los he llamado amigos, porque les he dado a conocer todo lo que he oído de Mi Padre.» (Jn. 15:15).

Somos de Venezuela. Seguro que has oído sobre las angustias y sufrimientos que está pasando en estos tiempos nuestro pueblo: violencia desmedida, colas para conseguir alimentos, ausencia de medicinas y sobre todo, un gobierno que está aferrado al poder y utiliza las instituciones para mantenerse en él, sordo a los clamores democráticos del pueblo y represivo. No es un secreto, ni un falso testimonio, es una situación notoria y publica a nivel nacional e internacional.

Somos familiares de quienes han alzado su voz para cuestionar las injusticias, abusos y desaciertos del gobierno, de quienes han emprendido acciones para recoger firmas para un proceso democrático donde el pueblo pueda opinar para que se cambie al presidente; familiares de periodistas y comunicadores sociales que han mostrado los abusos y engaños a los que se somete la población, y por eso han terminado como presos políticos en cárceles y centro de detención de condiciones deplorables e inseguras.

Como familiares de Presos Políticos, compartimos nuestro sufrimiento y angustias contigo, tus sabes del dolor y las cargas que nos agobian: visitas negadas, esperas interminables, maltratos, humillaciones, torturas físicas y psicológicas; traslados, procesos judiciales viciados y arbitrarios.

Para esta Navidad y como una acción concreta en este año de La Misericordia, queremos que alces tu voz y le hagas una solicitud específica a nuestro gobierno para que libere a TODOS los presos políticos, independientemente del proceso de diálogo en curso. No es justo que los presos políticos sean utilizados como rehenes. Te hemos oído decir en muchas ocasiones que seamos valientes, que no tengamos miedo de denunciar las injusticias, aunque eso tenga consecuencias. Deseamos que tu solicitud permita que podamos celebrar juntos y en paz, la alegría de la liberación de nuestros familiares en estas Navidades.

Fuente: El País

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*