Gobierno venezolano confisca 5 millones de juguetes

juguetes,Venezuela,
Foto/La Tribuna

Funcionarios venezolanos confiscaron 5 millones de juguetes a un distribuidor y acusaron a la compañía de tener un plan para venderlos a precios inflados durante la temporada navideña.

Críticos dicen que la agencia de protección al consumidor, que se lanzó contra el almacén esta semana, se ha convertido en «el Grinch» porque muchas familias ya no podrán comprar los juguetes confiscados para las fiestas.

El titular de la agencia, William Contreras, rechazó los señalamientos y dijo que al distribuidor Kreisel-Venezuela, el más grande del país, «no le interesa el derecho de nuestros niños a tener una feliz Navidad».

«Dicen que estamos robándole los juguetes a la compañía, pero la compañía es la que cometió fraude contra nuestro país».

El gobierno dijo que 4.8 millones de juguetes estarán ahora disponibles a precios por debajo del mercado para familias de barrios pobres.

De acuerdo con las autoridades, la operación comenzó el jueves, pero agentes de la ley continuaban el sábado en el almacén.

Los agentes también detuvieron al menos a dos personas como parte de la operación.

Ciudadanos se quejaron en Twitter por la medida.

No está claro qué efecto tendrá, si es que tiene alguno, la confiscación de millones de juguetes sobre el mercado en Venezuela a solo dos semanas de la Navidad.

Funcionarios del gobierno dijeron que algunos de los juguetes fueron adquiridos por Kriesel ya en 2008 y que fueron almacenados para ser vendidos a mayor precio y tener una ganancia más alta, casi de 25.000%, de acuerdo con cifras del gobierno.

La agencia de protección del consumidor pidió a la oficina del fiscal general de Venezuela prohibir la salida del país de ejecutivos de Kriesel mientras continúa la investigación. CNN no ha podido localizar a los ejecutivos de la compañía para que comenten sobre el asunto. Bajo el gobierno socialista de Venezuela, los juguetes están incluidos en una lista de productos regulados que tiene que ser vendidos a un precio aprobado por el gobierno.

Fuente: CNN

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*