Trump pierde el tercer debate al negarse a decir si aceptará derrota

Donald Trump,tercer debate,

El candidato republicano Donald Trump se negó a decir si reconocerá el resultado de las elecciones. Su actitud puede ser un problema para la campaña y para el futuro del país.

A Donald Trump no le bastaba un triunfo por la mínima en el tercer debate. Debía arrollar a Hillary Clinton para intentar una remontada que hasta ahora nunca ha logrado ningún candidato presidencial. Trump mostró más disciplina que en los otros dos debates y lanzó algunos golpes certeros a su adversaria. Pero en ningún momento pareció preparado para las responsabilidades que requiere el cargo al que aspira y perdió el debate al negarse a decir si aceptará el resultado electoral.

“Lo miraré cuando llegue el momento”, dijo el candidato cuando el moderador Chris Wallace le preguntó por los eventos en los que ha dicho que las elecciones están amañadas. “Los medios deshonestos envenenan las mentes de los votantes, pero yo creo que los votantes ven más allá. Veremos qué ocurre. Lo dejo en suspenso”.

Conceder la derrota no es un detalle menor. Es una ceremonia importante en cualquier democracia occidental. El perdedor felicita al ganador y al hacerlo lanza un mensaje necesario a sus votantes: que su adversario es el líder de quienes le votaron pero también de quienes no lo votaron. Que es el líder de todo el país.

La negativa de Trump a reconocer el resultado puede crear un problema de orden público con sus seguidores más airados, a quienes su campaña está reclutando como ‘observadores electorales’ en lo que muchos perciben como una maniobra de intimidación. También puede potenciar la frustración de personas sin estudios en comunidades sin oportunidades económicas, donde alguno de los incondicionales del candidato ya ha prometido tomar las armas si gana Clinton para hacer ‘una revolución’.

Fuente: UNIVISION

 

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*