Asesinan a viceministro boliviano de Régimen Interior

Viceministro,Bolivia,

Rodolfo Illanes, viceministro de Régimen Interior del gobierno boliviano, fue linchado este jueves por una turba de mineros por cuenta propia o, como se llaman en Bolivia, “cooperativistas”, los cuales bloquean la principal carretera del país en la localidad de Panduro, a 185 kilómetros de La Paz. Illanes estaba secuestrado desde la mañana y fue asesinado luego de un grave enfrentamiento entre los bloqueadores y la policía, en el que murió Rubén Aparaya, de 26 años, miembro de la Cooperativa Viloco, aparentemente por un disparo. Al mismo tiempo, otro “cooperativista” murió en Cochabamba, también en un enfrentamiento con la Policía, la cual tiene orden de mantener desbloqueada la carretera, la mayor arteria del país para la circulación de mercancías y viajeros.

Visiblemente conmovido, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, confirmó  la muerte de su colaborador inmediato, quien había ido al lugar del bloqueo para intentar hablar con los mineros que se encuentran movilizados desde los primeros días de este mes y que, luego de un paréntesis provocado por unos hechos de violencia previos, volvieron a la carga el pasado jueves.

Illanes fue “tomado como rehén”, lo que no es inaudito dentro de las luchas sindicales bolivianas, si bien se trata de la primera vez desde los años 40 que un acto así deriva en la muerte de la autoridad secuestrada.

Durante el día, el abogado de 58 años llamó varias veces a sus colegas para pedir que la comisión de autoridades que exigían los mineros viniera a liberarlo. Después dejó de comunicarse, mientras la Policía reprimía el bloqueo. Al cabo del enfrentamiento, un periodista señaló que había visto su cuerpo debajo de la colina donde había estado previamente, retenido junto a una torre de luz. Al parecer lo mataron a golpes. Su ayudante, el capitán Freddy Bobarín, logró escabullirse y llegar, muy golpeado, a donde estaba la Policía. Él informó que la situación había sido tensa, pero no violenta, hasta que los mineros se enteraron de la muerte de su compañero Aparaya y, furiosos, formaron una turba en torno a los dos funcionarios retenidos. Entonces alguno lanzó una piedra y se desató el linchamiento.

Fuente: El País

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*