Muere ícono de la época dorada del cine mexicano

Falleció la tarde  de ayer a los 79 años, la actriz  después de varios problemas de salud que la llevaron a terapia intensiva semanas atrás. Nació el 26 de noviembre de 1936 y se hizo famosa a temprana edad por sus actuaciones al lado de Pedro Infante. Aunque la causa de su deceso no ha sido informada, grupo Televisa, donde se dedicó a hacer telenovelas en los últimos años, confirmó la noticia vía redes sociales/México, 23 de agosto 2016.

La actriz sufría un severo cuadro de neumonía que fue mermando su capacidad respiratoria. Ha estado ingresada dos meses en un hospital de Ciudad de México hasta que este martes empeoró. «Era algo que ya esperábamos porque su salud se había complicado en los últimos días. Todo empezó con una neumonía y luego le falló la vesícula», ha declarado su esposo Hugo Macías al periódico mexicano Excelsior.

Aunque el sobrenombre le viene por su segunda cinta ¡Ay, Jalisco. No te rajes!(1941), en la que ella tenía apenas cinco años, se fue repitiendo en el resto de películas que hizo hasta llegar a la saga de Ismael Rodríguez, con Nosotros los pobres (1947), Ustedes los ricos (1948) y Pepe El Toro (1952), que acabó consolidando su carrera como actriz. El papel fue tan importante que lo retomó en la conocida serie de televisión Nosotros los Gómez (1987), donde desvelaba cómo había sido la vida de Chachita y su novio El Pichi, casi 40 años después.

«Son de esos personajes secundarios que, sin que nadie lo esperara, acaparó el papel principal», explica Fernando Moreno, profesor y crítico de cine. En aquella época era común que las cintas giraran en torno a la estrella Pedro Infante y a sus respectivas parejas en la ficción. Pero la humildad y el carisma de una niña de 10 años atrapó para siempre a los mexicanos, tanto, queChachita se convirtió en su nombre artístico, pegado a su apellido.

Una de las secuencias de Nosotros los pobres se ha mantenido intacta en el imaginario popular mexicano. «Aquel diálogo entre Chachita y su novio, en el que él le pregunta con el tono clavado de ese tiempo: «¡Chachita, te cortaste el pelo!», es un momento icónico», explica Moreno. Se había cortado el pelo para poder comprarle a su novio una cadena de reloj, pero él había empeñado el reloj para hacerle un regalo para su pelo. «La ironía y la clave social que supieron manejar los directores de aquel entonces es muy interesante», apunta el crítico.

Fuente:¿H?

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*