ACNUDH desnuda represión e impunidad del régimen de Ortega a casi tres años de la rebelión ciudadana

ARCHIVO

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Michelle Bachelet, presentó hoy viernes en Ginebra, un informe demoledor sobre la situación de los derechos y políticos de Nicaragua a casi tres años de la represión estatal orteguista.

«A casi tres años del estallido de las protestas sociales en Nicaragua, el Gobierno no ha reconocido la responsabilidad del Estado por las múltiples violaciones de derechos humanos, incluyendo asesinatos y detenciones arbitrarias, cometidas desde abril de 2018», asegura el demoledor informe de Bachelet.

Además, Bachelet sostiene que la impunidad estatal en la crisis sociopolitica de Nicaragua ha provocado la continuación de las violaciones a los derechos humanos.

«La impunidad ha llevado a la recurrencia de las violaciones de derechos humanos, documentadas por el ACNUDH y otros mecanismos internacionales y regionales de derechos humanos, especialmente las restricciones a los derechos a las libertades de expresión, asociación, reunión pacífica y a participar en la dirección de los asuntos públicos», expuso la Alta Comisionada.

Michelle Bachelet,
Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas

El informe de Bachelet, también denuncia que la falta de independencia de los poderes afecta la transparencia y la rendición de cuentas en Nicaragua.

«La falta de independencia del poder judicial y de la institución nacional de derechos humanos, así como la continua reducción del espacio cívico, obstaculizan la transparencia y la rendición de cuentas, incluso en relación con la respuesta del Gobierno a la pandemia del COVID-19 y las elecciones de 2021.

Reformas electorales y nuevas leyes

Bachelet en su presentación también mostró preocupación sobre el tema electoral, cuando en Nicaragua falta nueve meses para la realización de comicios nacionales.

«El aplazamiento de las reformas electorales y la aprobación por parte de la Asamblea Nacional de leyes que socavan el ejercicio de los derechos civiles y políticos no favorecerán un proceso electoral representativo, pluralista, transparente y justo en 2021», afirma Bachelet en su más reciente informe sobre la crisis sociopolítica de Nicaragua bajo la administración de los Ortega-Murillo.

Bachelet afirmó que ACNUDH «reconoce las recientes señales de apertura del Gobierno en la colaboración con los organismos especializados de las Naciones Unidas en la respuesta al COVID-19 y en el período posterior a los huracanes Eta e Iota, con un enfoque en la reconstrucción y la ayuda humanitaria», pero llama al régimen que de repuesta a los problemas del país, en especial al tema de los derechos humanos.

«Es urgente que se aborden las numerosas dimensiones de la crisis que estalló en 2018, especialmente sus dimensiones de derechos humanos, ya que la situación sigue deteriorándose. Los esfuerzos por recuperarse del impacto del COVID-19 y de los huracanes son una oportunidad para que el Gobierno retome el diálogo político y aúne esfuerzos con todos los sectores de la sociedad para reconstruir la confianza y garantizar que nadie se quede atrás. Esto es particularmente crítico de cara al ciclo electoral de 2021», sugiere el informe de las Naciones Unidas.

ACNUDH reitera apoyo

El informe también le recuerda al gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo que aún están pendiente las recomendaciones para la protección de los derechos humanos de los más vulnerables.

«Las recomendaciones formuladas por los mecanismos internacionales y regionales de derechos humanos y la Alta Comisionada ofrecen una hoja de ruta útil para abordar las preocupaciones pendientes y mejorar la protección de los más vulnerables. Nicaragua ha dado pocos pasos hacia la implementación de estas recomendaciones, y el ACNUDH reitera su oferta de ayudar a Nicaragua en ese sentido», planteó Bachelet a través del informe.

Alta Comisionada de Naciones Unidas, pide regreso del diálogo

En ese sentido, la Alta Comisionada invita al Gobierno de Nicaragua y a la oposición «a entablar un diálogo fructífero basado en las normas y estándares internacionales de derechos humanos para abordar la crisis multidimensional que afecta al país».

En particular, la Alta Comisionada hace un llamado a Nicaragua a las siguientes recomendaciones

«Adoptar un plan de acción con plazos y responsabilidades claras para implementar todas las recomendaciones incluidas en su primer informe, presentado al Consejo de Derechos Humanos en septiembre de 2019, incluyendo la liberación inmediata de todas las personas privadas arbitrariamente de su libertad en el contexto de la crisis actual; la protección de la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica, y de los defensores de los derechos humanos, los líderes comunitarios, los periodistas y los trabajadores de los medios de comunicación», recomienda el informe.

Tambien Bachelet, recomienda la plena aplicación de los derechos de remedio y reparación (restitución, compensación, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición) «para todas las víctimas de violaciones de los derechos humanos».

Reformas electorales urgentes para elecciones libres

En la presentación del informe ante la Comisión Internacional de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, el informe de Bachelet, recomienda urgentes reformas electorales que garanticen elecciones transparentes en Nicsaragua.

«Adoptar urgentemente reformas electorales efectivas que garanticen unas elecciones libres, justas y transparentes, que se determinarán mediante un diálogo inclusivo y constructivo con todos los sectores de la oposición; Poner fin inmediatamente a las detenciones arbitrarias, las restricciones indebidas a la libertad de movimiento, las amenazas y otras formas de intimidación contra las personas que participan en asambleas pacíficas u otras actividades políticas o que expresan opiniones diferentes a las del Gobierno», demanda la ACNUDH.

Modificar leyes represivas orteguistas

Por otro lado, la preocupación de la ACNUDH se extendió a las últimas leyes aprobadas por la aplanadora de Daniel Ortega, en la Asamblea Nacional que atentan contra los derechos civiles y políticos de los nicaragüenses.

El organismo también pide al régimen modificar leyes represivas que atentan contra los derechos humanos

«Modificar la Ley 1040 de Regulación de Agentes Extranjeros, la Ley Especial 1042 de Ciberdelitos y la Ley 1055 de Defensa de los Derechos del Pueblo a la Independencia, Soberanía y Autodeterminación para la Paz, de acuerdo con las normas y estándares internacionales de derechos humanos, en consulta con diferentes sectores de la sociedad civil y expertos», sugiere el extenso documento.

Piden al régimen abrir puertas a la ACNUDH

A su vez, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas, exhorta al régimen de Daniel Ortega, abrirse a este organismo.

«Reanudar la comunicación constructiva con el ACNUDH para discutir la cooperación técnica, y permitir el acceso de la Oficina a Nicaragua».

«La Alta Comisionada hace un llamado al Consejo de Derechos Humanos y a la comunidad internacional para instar a Nicaragua a respetar sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos y a conceder acceso al ACNUDH y a los procedimientos especiales de las Naciones Unidas; apoyar a Nicaragua para que encuentre prontamente una solución a la crisis multidimensional que viene enfrentando, antes del proceso electoral; ampliar su solicitud a la OACDH para que mejore su monitoreo, documentación y análisis de la situación de los derechos humanos en Nicaragua, así como la presentación de informes públicos al respecto», demandó la Alta Comisionada.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*