México y Nicaragua se pelean en la OEA

OEA,México,Nicaragua

El embajador mexicano Luis Alfonso de Alba dijo que su país estaba preocupado por el “impacto que estas medidas tienen al debilitar y prácticamente neutralizar a la oposición en un momento en que el país está inmerso en un proceso electoral muy importante”.

De Alba llamó la atención sobre la destitución a finales de julio de 28 diputados opositores que se negaron a reconocer un fallo del máximo tribunal judicial, el cual dejó fuera de las próximas elecciones presidenciales a una coalición opositora.

Esa maniobra dejó al presidente Daniel Ortega sin oposición real, cuando busca ganar el 6 de noviembre su tercer mandato sucesivo y cuarto desde la revolución sandinista que encabezó de 1979 a 1990.

Pero la declaración rápidamente provocó una aireada reacción de la representación nicaragüense.

“El gobierno de Nicaragua rechaza la conducta intervencionista de la delegación de México”, dijo su representante alterno en la OEA, Luis Ezequiel Alvarado. Al denunciar una “inadmisible conducta injerencista”, Alvarado retó a De Alba a responder por los reportes de desapariciones, torturas y delincuencia en México, cuestionando la “autoridad moral” del diplomático mexicano para dar lecciones a otros países.

“Demuestra que México está siendo utilizado por las fuerzas intervencionistas del gobierno de Estados Unidos”, dijo Alvarado.

El debate constituyó la primera vez que discute en la OEA las recientes decisiones contra la oposición en Nicaragua.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*