Situación de ajuste al salario mínimo se torna difícil, dice economista

Foto: La Prensa

El economista Eduardo Solórzano cree que si fuera una de las voces negociadoras del ajuste al salario mínimo en Nicaragua, estaría en un dilema, analizando si debe haber, o no, una modificación en la paga mínima este año.

Y es que, aparte de los indicadores a tomar en cuenta como la inflación y la canasta básica, el experto opina que las situaciones de las familias nicaragüenses no pueden quedar por fuera. De allí viene su hipótesis de que se debe evaluar el comportamiento de los indicadores en conjunto con las necesidades de los trabajadores.

Solórzano dice que en la negociación, aparte de los intereses y necesidades de las familias (los consumidores), también debe prevalecer las situaciones o intereses de sobrevivir de las empresas, pequeñas, medianas y grandes. Por otro lado el Estado que es el Ministerio del Trabajo (Mitrab), debe ser «un fiel balance».

«Es decir escuchar las solicitudes o condiciones que impulsan a pedir determinado salario mínimo a los trabajadores, como también lo que pueden pagar los empleadores», explica el experto.

Canasta básica u otros factores

El tema de la canasta básica es un punto en confrontación, expresa el también catedrático de políticas públicas, por que algunos negociadores miden su costo con 12 productos, otros con 25. Estos, también obviarán los tres años de recesión económica, las afectaciones en los cultivos que dejaron los huracanes Eta e Iota, y el efecto de la pandemia del COVID19 en la actividad económica del país, lo que repercute en el precios de los productos del paquete, acusa Solórzano.

Economista Eduardo Solórzano.
Foto: Extraída de sus redes sociales.

Dadas estas explicaciones, la situación se torna difícil. Por un lado los trabajadores demandan aumento en su pago mínimo, y por otro lado las empresas, los empleadores, atraviesan momentos duros en cuanto a finanzas, debido a las crisis que aquejan a Nicaragua.

¿Qué debe hacer el Estado?

Ante esto, el catedrático lo que recomienda es dar alivio a los empresarios para que estos sean considerados con sus trabajadores. Pero, ¿Qué tipo de alivio? Disminuir cargas de pago por persona en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) denominada cuota patronal, por ejemplo, indica Eduardo.

También cancelar el adelanto del pago del Impuesto sobre la Renta (IR) a las empresas, y elevar el techo de esta variable a los trabajadores, para que los que ganen un poco más de 8 mil 300 córdobas no asuman este pago, y lo hagan únicamente quienes ganen más de 14 mil, precio estimado de la canasta básica.

«Ellos piden que su techo no sea de 100 mil córdobas al año, eso significa 8,333 córdobas mensuales. Realmente el trabajador se ve afectado cuando le quitan el 10 por ciento de IR. Entonces el Estado tiene que defender los intereses de ambos agentes, empresarios – trabajadores». concluye.

Voz de catedrático de políticas públicas, Eduardo Solorzano.

La mesa del salario mínimo se instaló la mañana del jueves (14.01.2021) para analizar si existen condiciones para ajustar la paga mínima, lo que impactaría a más de 100 mil trabajadores de nueves actividades económicas.

La sesión inició con una exposición de las autoridades del Banco Central de Nicaragua, quienes presentaron los resultados preliminares de la actividad económica, inflación y canasta básica en el 2020.

El próximo jueves volverán a reunirse para ver si hay propuestas de ajuste para el salario que regirá a partir del 1 marzo.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*