Berzain: «Votaciones en dictadura no son elecciones, son crimen organizado»

Foto: Archivo

El abogado y político boliviano, Carlos Sanchez Berzain insiste que «las votaciones en dictadura no son elecciones«, y aseguró que «son crimen organizado«.

El ex ministro indicó que el voto es el acto de expresar la voluntad de elegir, pero las dictaduras del socialismo del siglo XXI, como Cuba, Venezuela, Bolivia y Nicaragua lo han convertido en una cadena de crímenes.

Del mismo modo, recordó que «las dictaduras que controlan Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia, tienen como estrategia la falsificación de la voluntad popular para detentar indefinidamente el poder».

«El castrochavismo ha hecho de la manipulación electoral uno de sus elementos fundamentales y para eso ha institucionalizado el fraude, la suplantación y los crímenes que liquidan el sufragio universal y las elecciones libres y justas», enfatizó. 

Fraude

Además, aseguró que «las votaciones en dictadura no son elecciones porque el ciudadano vota, pero no elige», así como sucederá el día de mañana en los comicios convocados por el régimen de Nicolás Maduro.

«Lo estafan con un sistema de crimen organizado trasnacional que acaba de ser aplicado en Bolivia y que se repetirá en el 6 de diciembre en Venezuela«, explicó Berzain.

«El voto es el acto de expresar la voluntad de elegir, pero las dictaduras del socialismo del siglo XXI lo han convertido en un proceso publicitario y mecánico que manipulan con vicios del consentimiento», aseguró.

Los estados criminales son Cuba, Venezuela, Nicaragua y Bolivia - Infobae
Foto: Infobae

De igual manera, el abogado señaló que «la dictadura electoralista aplica fraude sistémico y fraude factico».

El fraude sistémico es el fraude institucionalizado, el introducido en sus constituciones, leyes y ordenamiento jurídico dictatorial para eliminar el sufragio universal proclamándolo, para hacer desaparecer la igualdad de los ciudadanos y con minorías relativas construir mayorías absolutas. 

El fraude factico es el de hecho, el que usando la estructura dictatorial induce al ciudadano con condiciones creadas por la propia dictadura para viciar su consentimiento, manipula el voto con sistemas tecnológicos, crea y usa un padrón electoral falsificado, persigue opositores, establece la indefensión jurídica frente al fraude y la absoluta impunidad de los operadores de estas fechorías que terminan premiados con nuevos cargos.

Y, puntualizó que la impunidad de las votaciones en la vigencia de las “dictaduras electoralistas” es asombrosa.

«El tratamiento separado de cada caso de las votaciones en dictadura es parte de la estrategia castrochavista«, culminó.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*