Huracanes provocan daños físicos, materiales y psicológicos

Ante el contexto multicrisis en Nicaragua y la presencia del huracán Iota tras el paso de Eta, es válido que se presenten algunas manifestaciones corporales y emocionales, aseguran los expertos.

«Nerviosismo, ansiedad, fatiga, problemas de memoria, pérdida del sueño y la confianza en sí mismo, nauseas, dificultades para respirar, son algunos de ellos», señala Clavel, quien forma parte del equipo de Colectiva Sanar Nicaragua.

«Dolor de pecho, cabeza, palpitaciones. Todas las personas reaccionamos de manera particular a un mismo acontecimiento», agrega.

«Daños físicos, quedar atrapados, ser testigos de pérdidas humanas o materiales pueden experimentar este tipo de sentimientos, idean sensaciones con más intensidad», enfatiza.

Clavel señala que es fundamental un kit de primeros auxilios psicológicos. Se personaliza tomando en cuenta las experiencias.

  1. Atención a sensaciones presentes.
  2. Atender a necesidades físicas, tomar agua y descansar.  Buscar asistencia necesaria si está herido.
  3. Concentrarse en sensaciones de tu cuerpo. Retener el aire contando hasta cuatro, inhalar y exhalar contando hasta cuatro con ejercicios de relajación.
  4. Relajación muscular progresiva de Jakobson, que consiste en cerrar las manos con el puño con fuerza sin lastimarse con las uñas. Ejercer presión de cinco segundo y relajar los músculos por 10 segundos. Se puede repetir con varias partes del cuerpo.
  5. Buscar personas de confianza y contarle tus necesidades.

Dos menores son las primeras víctimas por Iota en Nicaragua

Dos menores de edad son las primeras víctimas producto de las fuertes lluvias provocadas por IOTA.

El niño David Umaña de 11 años y su hermana Daniela Umaña de 8 años, fueron arrastrados por las fuertes corrientes en Santa Teresa, jurisdicción del departamento de Carazo.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*