Alarmantes cifras de femicidios en Nicaragua exponen «desprotección institucional»

Hasta el momento Nicaragua registra en lo que va del 2020, 65 femicidios, una cifra por encima a la del año anterior que registró 63. Algo más alarmante es que aún faltan dos meses y nueve días para que termine el año.

El femicidio más reciente ocurrido en el país, es el de Fátima Cruz, una mujer de Wiwilí, Jinotega, que fue ejecutada de varios disparos por su pareja de vida luego de sostener una acalorada discusión. El sujeto huyó con sus tres hijos en una motocicleta, entre ellos una recién nacida.

La inseguridad palpable en Nicaragua es fomentada por el mismo Gobierno, según Martha Flores de Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), cuyo observatorio analiza el incremento en femicidios y femicidios en grado de frustración.

Flores critica que las Comisarías de la Mujer sólo son una fachada, pues no cuentan con las capacidades para frenar la ola de femicidios.

«El mismo Estado le está dando la oportunidad a estos agresores, de matar, y nada pasa. Cuando abren las comisarías sólo nos hace pensar. ¿Qué es lo que abrieron? sólo las estructuras, pero no el personal especializado que tiene que haber» dijo Flores.

Voz de Martha Flores de Católicas por el Derecho a Decidir.

Te puede interesar: Asesinan a disparos a mujer en Jinotega, y culpable sigue prófugo

Incremento abrupto entre el año pasado y el corriente

Hasta el momento el 2020 sobrepasa por dos femicidios al año pasado, y CDD investiga dos posibles asesinatos más hasta este jueves (22.10.2020). Flores señala que este año refleja el amplio retroceso que ha sufrido la protección y seguridad de las mujeres.

Comparativa de femicidios en Nicaragua del 2019 hasta octubre del 2020.

La feminista señaló que este año ha sido tan sangriento y violento, que le recuerda al 2010, año en que se registraron 89 femicidios, y ha sido el más trágico en la última década.

Los femicidios en grado de frustración también han evidenciado un incremento abismal en relación al año anterior. Actualmente se calculan 95, y hasta noviembre del 2019, se registraban apenas 62.

«A mi me impacta mucho como está creciendo esta violencia, y (es como) volver a caer en esas fechas donde no existía una ley. Pero hoy que tenemos una ley, hemos hecho caso para proteger a la mujer, pero ¿qué pasa? estamos ante una desprotección institucional» consideró.

Voz de Martha Flores de Católicas por el Derecho a Decidir.

Lea también: Incrementa inseguridad ciudadana en Nicaragua

Sacrificio feminista en declive por el sandinismo

Desde inicios de la década de los 90s los movimientos feministas de Nicaragua han trabajado en la garantía de los derechos femeninos, al igual que su protección y seguridad. Estos lograron cambios significativos como la implementación de Comisarías de la Mujer, juzgados especializados en la violencia de género, y la aprobación de la Ley Integral contra la Violencia hacia la Mujer, ley 779.

Sin embargo la socióloga y feminista María Teresa Blandón, expresa que desde el regreso de Daniel Ortega y Rosario Murillo al poder en el año 2006 la lucha se ha desvirtuado, y se ha retrocedido significativamente.

María Teresa Blandón, socióloga y feminista

María Teresa Blandón, socióloga y feminista.
FOTO: Josué Gallo/Radio Corporación.

«Todo ese esfuerzo se tiró por la borda a partir del retorno de Daniel Ortega y Rosario Murillo al Gobierno, desde el primero momento este régimen se encargó de debilitar a las Comisarías de la Mujer hasta que finalmente desapareció en el año 2015. Se encargaron también de excluir a las organizaciones de mujeres, y a las organizaciones de defensoras para que las víctimas no tuviesen asesoría de calidad cuando iban a interponer una denuncia» señala.

Voz de María Teresa Blandón.

Pese a que el Gobierno Orteguista se vio obligado a aprobar la ley 779, posteriormente le hizo modificaciones para debilitarla, al igual que lo hizo con las organizaciones de mujeres, cuando se crearon campañas para desprestigiarlas.

«Tenemos suficientes evidencias para decir que el régimen Ortega-Murillo es responsable de haber desarticulado el modelo de atención integral y que es el principal responsable de la impunidad que campea en nuestro país» expone la feminista.

Voz de María Teresa Blandón.

Blandón agrega que la impunidad es una de las causas principales del incremento de la violencia en este 2020, y que todo es responsabilidad del Gobierno.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*