Rosario Murillo transmite la efervescencia de su odio a sus simpatizantes

“Nadie quiere saber de conductas criminales e inhumanas”, es una de las tantas frases que la vicepresidenta sancionada Rosario Murillo dice en sus monólogos de medio día en medios oficialistas, catalogados por la oposición y organismos de Derechos Humanos como mensajes de odio para toda la población.

Le puede interesar: Rosario Murillo señala a oposición de «genocida»

Rosario Murillo en sus mensajes dice que la oposición nicaragüense pregona odio, sin embargo es ella quién transfiere su odio a quienes la escuchan a través de sus mensajes y provoca actos de agresiones, según Vilma Núñez.

«Rosario Murillo está transmitiendo con su odio, el comportamiento y el actuar de toda la gente que por diferentes razones sigue escuchando sus mentiras. Condiciona la mente de la gente y sus mensajes constituyen un impulso efectivo para que estas personas actúen irracionalmente” manifiesta Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos.

Periodista Verónica Chávez agredida en la sien con una piedra en Masaya

La semana pasada Murillo señaló a la oposición de genocida y supone que los nicaragüenses la repudian, pero omite el asedio, persecución de la sancionada policía Orteguista en las reuniones territoriales, ahora agregando las agresiones y daños materiales por parte de los simpatizantes Orteguistas.

Agresiones y daños son acciones dirigidas

Los hechos ocurridos ayer en la reunión de la Coalición Nacional en Masaya son acciones completamente dirigidas a la oposición nicaragüense, es decir que estas personas cumplen una función para el régimen de Ortega y Murillo, expresa Núñez.

Daños ocasionados a la camioneta del periodista Miguel Mora en Masaya

“Nosotros consideramos que esta acción criminal y perversa se inscribe dentro de una nueva estrategia de agresión que el Gobierno viene impulsando en contra de la oposición formal que está organizándose. Ellos (el régimen) quieren impedir que la gente se organice, buscan ganar tiempo, quieren aterrorizar a la gente” asevera la presidenta del Cenidh.

La oposición de Nicaragua se organiza en los departamentos del país, actividades que han sido una piedra en el zapato del régimen, que ha tratado de impedir su organización, deteniendo, requisando, imponiendo multas arbitrarias y asediando continuamente las reuniones departamentales.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*