Presos políticos de Masaya están siendo torturados en «la 300»

Hader González y Cristian Meneses, presos políticos de Masaya

Los presos políticos de Masaya, capturados por el Ejercito de Nicaragua en la frontera con Costa Rica, están siendo torturados, son víctimas de fuertes golpizas en el Sistema Penitenciario Nacional, denuncian sus familiares.

El pasado 16 de septiembre trasladaron a Cristian Meneses y Hader González a la modelo en Tipitapa, desde que los detuvieron hace más de un mes. Anteriormente se encontraban encarcelados en la Dirección de Auxilio Judicial, conocido como el “Chipote”.  

Te interesará: Los últimos perseguidos políticos que el Ejército capturó en la frontera

Claudia Meneses, hermana de Cristian, informó que el mismo día que los llevaron al penal los remitieron a la celda de máxima seguridad, “la 300”, y desde entonces son agredidos constantemente por los custodios.

Presos políticos de Masaya están siendo torturados en "la 300"
Familiares de Cristian Meneses muestran imagen de su detención.
Foto cortesía: La Prensa

“Mi hermano está siendo torturado en la cárcel de máxima seguridad desde el día miércoles que llegó. En el chipote lo mismo le hacían”, afirmó Claudia Meneses.

El abogado Julio Montenegro de los Defensores del Pueblo, también denunció la situación de los presos políticos de Masaya.

“Según denuncias ante Defensores de Pueblo, los Presos Políticos, Hader González Zeledón y Cristhian Meneses Machado, recientemente trasladados al Sistema Penitenciario de Tipitapa. Fueron recluidos en la galería de máxima seguridad «300» pero que de previo recibieron una golpiza”, publicó Montenegro.

Lee también: “El Chino”, ciudadano detenido por el Ejercito de Nicaragua es remitido a juicio Oral Y Público

Por su parte, el Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca + exige el respeto a la vida e integridad física de Cristian Meneses Machado, el cese de cualquier tipo de tortura o malos tratos que los están sometiendo, y exigen su libertad.

Meneses y González estaban exiliados y los detuvieron en el borde fronterizo con Costa Rica cuando intentaban ingresar a Nicaragua.
La policía Orteguista los presentó como miembros de una banda delincuencial llamada “Los Topos”.

Los acusan de asesinato y tráfico ilegal de estupefacientes. Ambos estaban circulados como “terroristas” por participar en protestas antigubernamentales.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*