Monseñor Rolando Álvarez «No cedamos hermanos a las tentaciones”

Monseñor Rolando José Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, expresó que “la injusticia tiene su origen en el corazón humano, donde se encuentra el germen de una misteriosa convivencia con el mal”.

Del mismo modo, aseguró el «odio, el miedo y la desesperanza» son las tres grandes «tentaciones en las que el demonio quisiera hacernos caer» en el país.

El obispo indicó que se debería evitar caer en las tentaciones, instando al perdón en el país.

«No cedamos, hermanos nicaragüenses a esas tres tentaciones”, destacó Monseñor Álvarez.

«El odio que autodestruye a un pueblo, a una sociedad, a una persona; el miedo que paraliza; y la desesperanza, que es una sepultura en vida», enfatizó.

Diócesis de Matagalpa

«El corazón del nicaragüense debe ser sanado, debe iniciar un proceso de perdón interior, un camino sin duda arduo, duro, pero debe iniciarse y perseverar en ello», expresó.

Justicia

Asimismo, destacó que “la injusticia tiene su origen en el corazón humano, donde se encuentra el germen de una misteriosa convivencia con el mal”,

«El corazón del nicaragüense no debe escuchar los cantos de sirena que le echan más leña al fuego, cantos de destrucción”, manifestó el Obispo.

En esta semana el régimen de Daniel Ortega orientó a la Corte Suprema de Justicia a impusar reformas para que se instaure la cadena perpetua contra «crímenes de odio».

Esta es considerada como «una movida», vista como amenaza dentro de la oposición en Nicaragua.

Monseñor Rolando Álvarez, también reflexionó sobre la Justicia, inspirado en el magisterio del Papa Francisco y el Pontífice emérito Benedicto XVI.

Inspirado por el magisterio del Papa Francisco y del Papa emérito Benedicto XVI, Monseñor Rolando José se refirió a la Justicia.

Diócesis de Matagalpa

Monseñor consideró que el nicaragüense “no debe escuchar cantos de sirena que le echan más leña al fuego”.

“No existe, hermanos, otra forma de salir de este enjambre, quien también ha sufrido la represión del régimen de Ortega y Murillo.

El Obispo de la Diócesis de Matagalpa, hablo sobre todo esto en su homilía el domingo 20 de septiembre al celebrar la Santa Misa en la Iglesia Catedral San Pedro Apóstol.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*