Programa educativo beneficiará a países centroamericanos

Proyecto
UE y ONU lanzan proyecto educativo para Guatemala, Honduras y El Salvador. Foto/Acnur

Un programa impulsado por la Unión Europea (UE) y las Naciones Unidas busca que más 9.000 infantes que huyen de la violencia y viven en centros de recepción o albergues en Honduras, El Salvador y Guatemala accedan a actividades educativas y de protección, informó hoy una fuente oficial.

Se trata del proyecto Educación en emergencias de 2016, lanzado por la UE, que aportó 770.000 dólares, y la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Será implementado en los departamentos de Usulután, San Miguel, Santa Ana y San Vicente en El Salvador; en los departamentos de Petén y Quetzaltenango en Guatemala; y los departamentos de Tegucigalpa, Francisco Morazán y Cortés en Honduras, indicó Acnur en un comunicado difundido este martes en Panamá.

El proyecto pretende contribuir al desarrollo de los niños y aumentar de la seguridad en los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala) a través de programas de educación, sensibilización y protección, dijo el organismo mundial.

La Agencia de la ONU indicó que en el marco del programa más de 500 funcionarios públicos y trabajadores de la sociedad civil recibirán capacitaciones sobre las necesidades educativas y de protección de los niños, y que aproximadamente 30.000 personas recibirán material de sensibilización y promoción.

El proyecto Educación en emergencias de 2016 se enfoca en atender a los niños «que se encuentran con mayor riesgo de quedarse fuera de las escuelas, o que ven su educación interrumpida por la violencia», dijo el director de la oficina regional para América Central, México y el Caribe de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO), Vicente Raimundo.

« Para estos niños y adolescentes centroamericanos poder tener acceso a la educación y la protección en espacios seguros es prioritario para construir su futuro«, añadió por su parte el representante de la oficina regional del Acnur para América Central, Cuba y México, Andrés Ramírez.

Centroamérica, en especial el Triángulo Norte, es una de las zonas del mundo más violentas pese a que no se desarrolla una guerra convencional. La presencia de traficantes ilegales de drogas y personas, además de las peligrosas pandillas, afectan gravemente la vida en una región marcada por la pobreza.

«La migración por la pobreza y la exclusión social coexiste (en el Triángulo Norte) con un creciente fenómeno de desplazamiento forzado generado por la violencia del crimen organizado: las maras y carteles de la droga«, dijo la semana pasada el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

Fuente: EFE

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*