La reina Isabel II pide «solución viable» al conflicto, mientras Meghan Markle regresa a Canadá

Meghan y Harry pasaron seis semanas en Canadá, durante las fiestas de Navidad y Fin de Año y tras volver a Londres anunciaron que daban un paso atrás para buscar independencia económica y dividir su vida entre Norteamérica y el Reino Unido.

Tanto la reina Isabel II como el príncipe Carlos y su hijo William pidieron a los asesores de la familia real que encuentren una «solución viable» a la decisión de los duques de Sussex, Harry y Meghan, de «dar un paso atrás» en su rol como integrantes de la Monarquía.

Los expertos tendrán que encontrar propuestas para definir el nuevo estatus de la pareja, que además anunció que buscará la independencia económica y vivirá entre Reino Unido y América del Norte. Sin embargo, afirmaron que querían seguir apoyando «completamente» a la reina.

Entretanto, la exactriz estadounidense volvió a Canadá para reunirse con su hijo, quien se encontraba bajo los cuidados de una niñera y de sus amigos. Archie permaneció en Norteamérica mientras que sus padres viajaban a Londres, tras pasar casi siete semanas en territorio canadiense.

La decisión de Harry y Meghan se conoció a través de una publicación en Instagram en la cuenta de los duques y posteriormente, la Casa Real comunicó su disgusto y decepción porque la publicación de la decisión no fue consultada con el resto de la familia. Sin embargo, CNN asegura que Isabel II sí estaba enterada, pero le pidió a su nieto que aún no divulgara el comunicado.

Reuters y medios

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*