El ataque en Bangladesh terminó con 20 rehenes muertos

Bangladesh,Ataque,ISIS

Tras más de diez horas de terror, tropas de Bangladesh asaltaron en la mañana de este sábado el lujoso restaurante de Dhaka donde el viernes a la noche un grupo terrorista armado con pistolas y explosivos había secuestrado a casi 30 personas. La pesadilla terminó con 20 rehenes muertos, al parecer todos extranjeros. También murieron seis de los siete atacantes. Dos policías habían fallecido en tiroteos al comienzo del ataque, que dejó además 26 heridos, algunos de ellos graves. Otros 13 rehenes fueron rescatados, según las autoridades.

Reivindicado tanto por el grupo yihadista ISIS) como por la rama de Al Qaeda en el subcontinente indio, el ataque fue lanzado poco después de las 21 del viernes por siete jóvenes provistos de granadas, pistolas, rifles y machetes, según fuentes oficiales y testigos.

En medio de una cascada de tiros y explosiones, Dhaka vivió cerca de 11 horas de miedo, tensión y opacidad informativa mientras numerosos contingentes de diversos cuerpos de seguridad y tanquetas del Ejército se apostaban en torno al restaurante Holey, en el acomodado barrio de Gulshan, una zona residencial y de embajadas en la capital.

Ayuda. Un policía herido durante el operativo es llevado por un compañero hacia una ambulancia. /AFP - STR

Unos cien efectivos del Ejército y de otras fuerzas irrumpieron finalmente en el local con los primeros rayos de luz, hacia las 07.40 hora local y, poco después, la primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, comunicó a la nación que seis de los atacantes habían muerto y uno capturado con vida.

Trece rehenes, incluidos bangladesíes y de otras nacionalidades -entre ellos el chef argentino Diego Rossini, que huyó por la terraza- escaparon o fueron liberados durante el operativo, que sin embargo llegó demasiado tarde para otros 20 cautivos, entre ellos nueve italianos, según confirmó el gobierno de ese país. Muchas de las víctimas fueron acuchilladas por los extremistas, explicó en rueda de prensa el general Nayeem Ashfaq, director de la operación.

Entre los extranjeros fallecidos figuran también varios japoneses y una india, según confirmó el gobierno de su país.

Preparados. Militares de Bangladesh, apostados para lanzar el asalto final al restaurant atacado en Dhaka. /AFP - STR

A las víctimas civiles y yihadistas se sumaron dos policías, que murieron en las primeras horas en tiroteos con los terroristas, y al menos otras 26 personas resultaron heridas, en su mayoría agentes.

«¿Qué tipo de musulmanes son que en vez de rezar realizan ese tipo de actos?», denunció la primera ministras tras varias horas de silencio oficial.

El escenario de la tragedia, el Holey Artisan Bakery-O’Kitchen, es un restaurante con panadería más conocido simplemente como Holey y especializado en cocina mediterránea cuyos chefs son dos argentinos -uno de ellos escapó en medio de los tiros y el otro se salvó porque estaba de vacaciones en Buenos Aires- y que en pocos años se había convertido en referente para la comunidad expatriada y la clase alta bangladesí.

El ataque supone una escalada en la creciente violencia extremista registrada los últimos tres años en el país de casi 160 millones de habitantes, de mayoría musulmana pero tradicionalmente moderado. La mayoría de los ataques han sido asaltos de hombres armados con machetes contra personas concretas de minorías religiosas, extranjeros o activistas.

Estas agresiones se intensificaron en 2015 y han provocado la muerte de más de 40 personas en los últimos tres años.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*