Editorial La Prensa: La «justicia» de Ortega

CIDH

El diario español El País publicó en su edición digital internacional, con fecha 12 de diciembre de 2019, un extenso y bien documentado reportaje de más de 7,000 palabras, sobre la “justicia” de Daniel Ortega en Nicaragua.

“La justicia de Ortega: centenares de detenciones ilegales, juicios amañados y jueces parcializados”, reza el título del reportaje, reforzado con un subtítulo que dice: “El mandatario nicaragüense manipuló el sistema judicial para criminalizar a la disidencia de forma masiva, tras las manifestaciones que exigían el fin de su mandato”.

Redactado y firmado por la periodista Noelia Gutiérrez, e ilustrado con fotografías de Oscar Navarrete, del Diario LA PRENSA de Nicaragua, más una foto de Oswaldo Rivas de la agencia informativa internacional Reuters, el reportaje sobre la “justicia” de Daniel Ortega es un espeluznante relato de horror que evoca las atrocidades cometidas por las peores dictaduras que han azotado a la humanidad en los últimos tiempos.

El reportaje es el resultado de una investigación conjunta de El País y la revista digital Connectas, consta de una presentación y varias piezas principales con testimonios de cinco de los más conocidos presos políticos nicaragüenses que fueron excarcelados pero siguen sometidos al acoso de la dictadura: el líder campesino Medardo Mairena, la mujer transexual Kysha López, los activistas estudiantiles Dilon Zeledón y Nelly Roque, y la militante católica y soprano en la iglesia de Niquinohomo, Olesia Muñoz.

Ellos dan testimonio de las torturas que sufrieron a manos de los esbirros policiales y parapoliciales, de los estúpidos interrogatorios de sus verdugos y de las inhumanas condiciones de las cárceles de la dictadura.

El reportaje también es sustentado con datos judiciales, oficiales y extraoficiales, descripciones del aberrante sistema orteguista de represión judicial, evidencias de la degradación moral y profesional de los jueces, y las desmesuradas condenas de hasta 216 años de prisión, por ejemplo a Medardo Mairena, después de una farsa de juicio en el que no hubo ninguna prueba que lo incriminara, solo demostraciones de su inocencia.

En realidad, hablar de “justicia orteguista” es una contradicción en los términos, igual que lo ha sido hablar de justicia nazi, justicia estalinista o justicia castrista. De manera que decir “justicia de Ortega” es solo una referencia, no significa que sea realmente justicia, sino todo lo contrario: una atroz injusticia que no debe quedar en la impunidad.

Al respecto, al final del reportaje de El País que comentamos la jurista guatemalteca experta en derechos humanos, Claudia Paz y Paz, quien formó parte del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), que durante seis meses investigó en el terreno la represión orteguista y dictaminó que la dictadura de Ortega habría cometido crímenes de lesa humanidad, menciona dos escenarios posibles para que se pueda hacer justicia en Nicaragua:

Uno, que los criminales sean juzgados en algún país latinoamericano que tenga capacidad de hacerlo, aunque los crímenes fueron cometidos en Nicaragua y los perpetradores y las víctimas sean nicaragüenses. Dos, “una vez que exista un verdadero Estado de derecho en el país, (los criminales) pueden ser juzgados en los tribunales nacionales”.
Nosotros esperamos que así sea.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*