Editorial La Prensa: Lo electoral no es banal

elecciones 2016,roberto rivas,cse sin convocar,observadores internacionales,

Actualmente pareciera una banalidad y una pérdida de tiempo, hablar de elecciones en Nicaragua cuando hay una grave crisis económica que golpea con crudeza a los nicaragüenses, se ha institucionalizado el estado de terror policial y las libertades y derechos de los ciudadanos prácticamente no existen.

Pero si la única salida pacífica de la crisis y de la dictadura es electoral, siempre y cuando sean elecciones auténticas y confiables, entonces necesariamente hay que hablar de esa posibilidad.

Además, el debate es indispensable para crear las condiciones de unas elecciones libres y limpias, y estar listos para enfrentar el reto exitosamente.

Alrededor del tema electoral, uno de los puntos que más se discute en las redes sociales, es si Daniel Ortega debería participar o no como candidato presidencial en unas elecciones libres y limpias, acordadas nacional e internacionalmente para resolver la crisis sociopolítica del país y emprender el camino de la transición a la nueva democracia.

Al respecto no son pocas las voces que sostienen que la participación de Ortega es inadmisible, porque su único propósito es seguir en el poder y perpetuar la dictadura. Además, se considera que por los graves crímenes cometidos por el régimen orteguista en la represión contra el pueblo, Ortega está descalificado política y moralmente para volver a ser candidato en una contienda electoral; a menos que sea en otra farsa de elecciones como las que se han venido perpetrando en el país desde las municipales de 2008.

Acerca de este punto controversial, la vicepresidenta de la Junta Directiva de LA PRENSA y también directora ejecutiva de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, Cristiana Chamorro Barrios, expresó su opinión en la entrevista que dio a este Diario para la edición del domingo 27 de octubre.

Cristiana asegura que “todos queremos una salida cívica, pacífica y no violenta”. Y sobre la participación de Daniel Ortega en unas elecciones con ese fin, señaló que esto no le importa, “porque le ganamos en elecciones libres y plenas”. Sin embargo precisó que no le parece “que ese sea el tema, sino que tengamos elecciones con plena libertad, con reformas electorales y observadas”.

“Yo le diría a Ortega —retó Cristiana Chamorro— que no tenga miedo, que cuál es la cobardía, porque si cree que va a ganar, que corra, pero en plena libertad”.

A nuestro juicio tiene razón la vicepresidenta de LA PRENSA y creemos que esa es la convicción que tiene la mayoría de los nicaragüenses adversarios de la dictadura.

Pero además, en unas elecciones auténticamente democráticas no se puede ni se debe excluir a nadie, ni siquiera a Daniel Ortega. Independientemente de todas las evidencias y pruebas de los crímenes cometidos por la dictadura de Ortega, este solo podría ser excluido de un proceso electoral si un tribunal de justicia lo juzga previamente, lo declara culpable y lo sentencia, entre otras penas, a la pérdida de sus derechos políticos.

Además, como dice Cristiana Chamorro Barrios, ¿por qué temer a la candidatura de Ortega si de previo se sabe que no hay manera que pueda ganar en unas elecciones libres, transparentes y vigiladas internacionalmente?

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*