Cuba en Papeles de Panamá… Gobierno usó a Mossack Fonseca desde los 90

Al menos 25 compañías en paraísos fiscales tenían vínculos con Cuba

papeles de panamá,gobierno,cuba,paraísos fiscales,

El gobierno cubano utilizó a la firma Mossack Fonseca (MF) para crear sociedades anónimas en paraísos fiscales que le habrían permitido realizar operaciones comerciales al margen del embargo estadounidense.

El Nuevo Herald identificó al menos 25 compañías registradas en Bahamas, Panamá y las Islas Vírgenes Británicas vinculadas a Cuba. Algunos de los mensajes encontrados en los archivos de los llamados Papeles de Panamá se remontan a principios de la década del 90, cuando Cuba tuvo que afrontar una dura crisis económica tras perder a su principal socio comercial y benefactor, la Unión Soviética. Pero la relación con algunas de estas compañías se mantuvo hasta fechas muy recientes.

Al frente de una de estas compañías se encontraba el hermano del todopoderoso general Luis Alberto Rodríguez López Calleja, yerno del gobernante cubano Raúl Castro y presidente del Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA) de las Fuerzas Armadas.

Los Papeles de Panamá, una de las mayores filtraciones en la historia, contiene los archivos de Mossack Fonseca, bufete basado en Panamá pero con oficinas en 33 ciudades de otros países. Algunos de estos archivos revelan detalles poco conocidos de los manejos económicos del gobierno cubano en el exterior así como de las compañías extranjeras que hacen negocios con el gobierno de La Habana.

En asociación con McClatchy y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación(ICIJ), el Nuevo Herald obtuvo acceso a millones de documentos filtrados de la firma panameña.

Una de las tramas más intrigantes en los registros ubica a Cuba en el centro de un esquema de exportación de petróleo ruso a América Latina a través de una compañía offshore registrada en Panamá por la familia Bassatne, que controla BB Energy, un conglomerado de compañías fundado en Líbano en 1937 dedicado al comercio de petróleo y sus derivados y que mueve anualmente 16 millones de toneladas métricas de petróleo. Según un reporte de Bloomberg, BB Energy generó en el 2012 ingresos por $10,000 millones.

BB NAft Trading S.A, una compañía incorporada en Panamá con oficina en La Habana y otros países y en la que Jurgen Mossack aparece como directivo, fue creada por la familia Bassatne “para atender, entre otras cosas, sus relaciones con los países latinoamericanos exportadores de petróleo y con Cuba”, según explica el abogado de MF Rigoberto Coronado en un correo electrónico.

La compañía, no obstante, no aparece en la estructura del grupo de empresas controladas por la familia Bassatne, que incluye a BB Energy Trading Ltd, BB Energy Management S.A, BB Energy Holdings NV, B .B. Energy B.V, BB Energy (Asia) Pte Ltd, BB Energy (Gulf) DMCC y BB Holding S.A.L.

La compañía offshore había iniciado los negocios con Cuba en 1992, suministrando petróleo por azúcar hasta el 2001 “por 300 millones de dólares, con facilidades crediticias con un bajo interés”. En el año 1996, continúa Coronado, “se concertó un acuerdo triangular Rusia/Cuba/B.B. Naft Trading, S.A. para la entrega de combustible ruso a otros mercados por varias decenas de millones de US$”.

Uno de esos posibles mercados podría haber sido Ecuador. Una carta de 1998 enviada por una empleada de MF a la Gerencia de Comercio Internacional de Petroecuador, se refiere a documentos enviados por B.B. Naft Trading S.A. “necesarios para el registro de la compañía”. También un fax recibido en el 2005 apunta a un contacto inicial con Petróleos de Venezuela (PDVSA).

La relación del BB Energy Group con Petroecuador parece haber llegado hasta la actualidad.

En febrero de este año, Petroecuador adjudicó a una de las compañías del grupo, BB Energy (Asia) Pte. Ltd., la importación al país de 2,880,000 barriles de diésel. En el 2015, BB Energy ganó en el país el contrato de compraventa de más de tres millones de barriles de nafta.

El esquema de exportación de petróleo ruso, no obstante, parece haber sido afectado por los acuerdos entre Cuba y Venezuela para el intercambio de petróleo por servicios médicos y la compañía amplió el espectro de sus actividades en Cuba, para incluir en el 2007 el “suministro de piezas de repuestos y baterías para automóviles y camiones, botas de trabajo, maquinaria agrícola, material de ferretería por USD 5.3 millones”.

Los registros de una reunión en Dubai en marzo del 2011, revelan la decisión de reducir significativamente el capital de B.B. Naft Trading de $8 millones en manos de BB Energy Holdings NV, a un millón cincuenta mil. Riad Bassatne y su hijo Wael quedaron como accionistas principales de las acciones remanentes. Instrucciones al respecto fueron enviadas por Iulia Ispas, asesora legal de BB Energy Trading Ltd.

Los correos electrónicos intercambiados con los abogados de Mossack Fonseca también apuntan a operaciones de la compañía en Siria e Irak.

Fuente: El Nuevo Herald

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*