Editorial La Prensa: Venezuela es el peor modelo

vídeo,Chávez,Maduro

El Fondo Monetario Internacional (FMI), en sus expectativas sobre la economía mundial en 2019 indica que el Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua caerá en 5 por ciento. Esto será sin duda una catástrofe económica.

Los expertos nicaragüenses en economía habían pronosticado esta caída en el PIB, que inclusive la estiman peor. Según Juan Sebastián Chamorro, de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), la economía nacional caerá entre 7 y 11 por ciento dependiendo de la profundización de la crisis política que sufre el país desde el estallido social de abril de 2018.

Este año la economía de Nicaragua será “la segunda de mayor contracción en América Latina, superando solo a Venezuela, que se derrumbará un 25 por ciento”, informó LA PRENSA este miércoles en base al informe presentado por el FMI en vísperas de sus Reuniones de Primavera con el Banco Mundial en Washington. En realidad, si Daniel Ortega no acepta las reformas políticas democráticas —incluyendo la celebración de elecciones auténticas anticipadas—, que se necesitan para contener la crisis y comenzar la recuperación de la economía, el rumbo que lleva Nicaragua conduce a Venezuela que el Socialismo del Siglo XXI ha convertido en un país miserable.

El diplomático argentino Emilio Cárdenas sostiene que “la catástrofe económico-social venezolana es inocultable. Nadie puede proponer seriamente navegar en esa dirección”. Cierto, ningún gobernante responsable querría hacer eso pero Daniel Ortega es otra cosa.

Juan Sebastián Chamorro —quien es miembro de la mesa de negociaciones con el régimen, en representación de la Alianza Cívica—, asegura que solo “si se da un acuerdo político se empezaría a revertir la tendencia negativa en la economía, en las inversiones privadas, en todos los ámbitos”. Por su parte, el también economista y catedrático Luis Murillo dice que “la economía del país se va a ir deteriorando si no se llega a un acuerdo político, que es el origen de la recesión económica que vive el país”.

Antes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro (o sea de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del Siglo XXI), Venezuela era uno de los países más prósperos de América Latina. Su desarrollo era impulsado por un sector privado de casi 13 mil pujantes empresas capitalistas, de las cuales solo unas pocas han quedado operando, a medias, apenas para subsistir.

Como resultado de la demolición de las instituciones democráticas y de las políticas económicas socialistas, Venezuela está ahora en la cola de las Américas y sufre una tremenda crisis humanitaria, al grado de que mucha gente tiene que buscar en los barriles de basura algo para comer, aunque esté en mal estado.

Venezuela es un desastre total y en eso mismo, o peor, se convertiría Nicaragua si no se logra un acuerdo para restablecer la democracia y el Estado de derecho, lo que es indispensable para evitar la catástrofe económica y no caer en la misma y terrible desgracia del país bolivariano.