OEA reconoce a Gustavo Tarre como representante «designado» de Guaidó

Venezuela
Foto: AFP Gustavo Tarre, nuevo enviado especial del gobierno interino de Juan Guaidó ante la Organización de Estados Americanos, OEA.

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó hoy una resolución que reconoce al venezolano Gustavo Tarre como representante permanente «designado» por el Parlamento de Venezuela, presidido por el líder opositor, Juan Guaidó.

La resolución recibió el aval de 18 de los 34 miembros activos de la OEA (Cuba pertenece al organismo pero no participa en él desde 1962); mientras que nueve naciones votaron en contra, seis se abstuvieron y una de las misiones estuvo ausente.

Durante una hora de retraso, se pudo ver el embajador de EEUU ante la OEA, Carlos Trujillo, negociando en los pasillos con Deon L. Williams, el representante alterno ante el organismo de Jamaica, país aliado del dictador venezolano, Nicolás Maduro, y cuyo primer ministro se reunió a finales de marzo con el mandatario estadounidense, Donald Trump.

En esa cita, Trump prometió ayuda financiera a los líderes de cinco países caribeños (Bahamas, Jamaica, Santa Lucía, Haití y República Dominicana).

La resolución, presentada por Colombia con el respaldo de siete países (Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Paraguay, Perú y Colombia), busca «aceptar el nombramiento del señor Gustavo Tarre, como Representante Permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante el Consejo Permanente de la OEA», según figura en el texto.

Ante el resultado de esta votación, el flamante embajador venezolano en la OEA, Gustavo Tarre, hizo una publicación en su cuenta de Twitter para celebrar la medida: «Hoy logramos el cese de la usurpación de nuestra silla en consejo permanente de la OEA. Un paso importante para lograr los objetivos planteados por el presidente Juan Guaidó».

Una de las representante de Venezuela ante el organismo, Asbina Ixchel Marin Sevilla, se opuso a la convocatoria de la sesión al considerar que infringe las normativas internas de la OEA.

«Si se permite esta manipulación, se elimina la soberanía nacional, la soberanía popular y viviremos en el mundo ya no del derecho internacional sino de la ley del más fuerte o de los más numerosos», afirmó Marin Sevilla, quien se encuentra sentada en el escaño destinado a Venezuela.

Marin Sevilla y el resto de diplomáticos venezolanos fieles a Maduro tienen previsto salir del organismo el 27 de abril, momento en el que se consumará la solicitud que hizo el régimen de Maduro hace dos años y que, por cuestiones procedimentales, solo puede hacerse efectiva este mes.

No obstante, el 22 de enero la Asamblea Nacional de Venezuela (AN, Parlamento), controlada por la oposición, adoptó la decisión de garantizar la permanencia del país caribeño en la OEA.

La Presidencia del Consejo Permanente la ocupa Trujillo, embajador de EEUU que asumió el liderazgo el 1 de abril.

El acceso a la silla de Venezuela por parte de Tarre tiene un gran valor simbólico a nivel regional, pero también consecuencias prácticas puesto que permitiría a Guaidó participar activamente en el organismo panamericano a través del voto.

EFE

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*