Más de 60 países rechazan al régimen de Maduro en sesión de la ONU

Sesión de la ONU
Foto/ América Digital

Representantes de distintos gobiernos decidieron manifestar su rechazo al régimen de Nicolás Maduro, por lo que decidieron levantarse de sus asientos durante el discurso del ministro de Relaciones Exteriores del régimen, Jorge Arreaza, en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, y abandonaron la sala apenas ésteempezó a hablar.

La acción, de más de 20 países según EFE, fue coordinada previamente por los países del llamado Grupo de Lima, que han reconocido al presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, como presidente interino de Venezuela hasta que se celebren nuevas elecciones.

La Unión Europea se sumó a la protesta rebajando el nivel de su representación diplomática durante la intervención de Arreaza.

Las misiones diplomáticas de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú ante la ONU en Ginebra emitieron poco después un comunicado conjunto en el que explican que sus respectivos gobiernos no reconocen la legitimidad del actual mandato de Nicolás Maduro como presidente ni de sus representantes.

Países de otras regiones imitaron el gesto de los americanos y se pudo observar la salida de la sala un importante número de delegaciones, que regresaron a la sala en la que se reúne el Consejo de Derechos Humanos (CDH) una vez que Arreaza acabó su intervención y abandonó el recinto.

Mientras la fila de personas abandonaba el lugar, el canciller venezolano no se inmutó y pronunció su discurso, durante el que dijo que en la frontera con Colombia se observan «operaciones con bandera falsa detrás de las cuales está Estados Unidos».

Criticó a Colombia «por prestar su territorio» para esas operaciones disfrazadas de ayuda humanitaria y con las que se pretende «preparar el camino para una intervención en Venezuela».

Periodistas en la sesión hablaron de una cifra más alta de representantes de países que se retiraron de la sala.

Arreaza aseguró que el Gobierno de Maduro «está dispuesto a trabajar con la ONU para recibir asistencia humanitaria», pero recalcó que por la fuerza no se conseguirá nada.

En declaraciones posteriores a la prensa, el también yerno del fallecido Hugo Chávez, sostuvo que la politización e instrumentalización de la ayuda humanitaria es la razón por la cual la ONU y la Cruz Roja Internacional se han mantenido al margen de la operación con la que se intenta llevar a Venezuela alimentos y medicamentos por la frontera con Colombia.

Afirmó que el Gobierno de Maduro está trabajando con esas dos organizaciones y con la Unión Europea «para tener asistencia» que sea neutral y con bases legales.

«Lo más importante es que se permita al gobierno comprar, importar y pagar por lo que el pueblo necesita, pero esto es casi imposible a través del sistema bancario tradicional», comentó.

El régimen de Nicolás Maduro culpa de la crisis humanitaria, que ha obligado a más de tres millones de venezolanos a abandonar su terriotrio, a las sanciones de Estados Unidos que tienen aplicándose menos de un mes.

Preguntado por el boicot de los gobiernos latinoamericanos, el canciller dijo que no se había dado cuenta, pero que en todo caso no tenía la menor importancia «porque el mundo escucha a Venezuela».

EFE

 

 

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*