Editorial La Prensa: Europa enfrenta a régimen Ortega

Parlamento Europeo
Foto/EFE

Después de negarse dos veces consecutivas a permitir la visita a Nicaragua de una delegación del Parlamento Europeo, el régimen de Daniel Ortega cedió y los parlamentarios de Europa llegarán al país este miércoles 23 de enero.

La delegación parlamentaria de Europa viene a examinar la situación de Nicaragua después de más de nueve meses de violencia y estado de excepción de hecho, durante los cuales la dictadura ha arrasado con las libertades civiles, el Estado de derecho y los derechos humanos de los nicaragüenses.

Hasta crímenes de lesa humanidad ha cometido el régimen orteguista, en el curso de la represión contra las protestas pacíficas y la insurrección de los ciudadanos que se plantaron en las calles, en los tranques de las carreteras y las barricadas de las principales ciudades de todo el país. Así lo documentó en su informe el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investigó los hechos ocurridos entre el 19 de abril y el 30 de mayo del año pasado.

Al aceptar contra su voluntad la visita de la misión del Parlamento Europeo, Daniel Ortega cede por primera vez desde que recuperó el control del territorio y del orden público del país a base de la despiadada represión contra la población nicaragüense.

Desde entonces, el régimen ha rechazado todas las iniciativas nacionales e internacionales en favor de una solución pacífica de la crisis, llegando al extremo de expulsar a los organismos internacionales que vinieron inclusive por acuerdos con el mismo gobierno para tratar de ayudar a Nicaragua.

Aunque la dictadura logró aplastar sangrientamente la resistencia democrática del pueblo, esta se trasladó a los escenarios internacionales en los que la fuerza y capacidad de maniobra de Ortega es mucho más reducida y menos favorable para su objetivo de perpetuarse en el poder a como sea.

El pueblo está impedido de manifestarse públicamente dentro de su propio país, pero no por eso renuncia a la libertad, la democracia, la justicia, el Estado de derecho y la vigencia de los derechos humanos. Por otra parte, y de manera complementaria, la comunidad internacional incrementa sus presiones de diverso tipo sobre el régimen de Ortega, para persuadirlo a entrar en razón y que acepte el regreso de Nicaragua a la democracia .

Lo único que quiere la comunidad democrática internacional (ya sean organizaciones gubernamentales como la OEA y la Unión Europea, o gobiernos como los de Costa Rica y Estados Unidos), es que Ortega vuelva a la mesa del diálogo y acuerde con la oposición un plan para la democratización de Nicaragua.

Con ese propósito es que viene la delegación del Parlamento Europeo que se reunirá con los distintos actores del drama nacional. Y trae para Daniel Ortega otra oportunidad de oro para que acepte por fin la solución de la crisis nacional —que es su propia crisis—, mediante el diálogo, la negociación y los acuerdos políticos democráticos.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*