Editorial La Prensa: la violencia contra las mujeres

Represión,policía,
Foto/EFE

En vísperas del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la Policía de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo intensificó el asedio a las organizaciones de mujeres y a los ciudadanos democráticos, para impedir que se manifestaran públicamente.

El 25 de octubre fue instituido como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer para denunciar los abusos que sufren las mujeres en todas partes del mundo, que van desde la violencia machista y los ataques sexuales hasta los femicidios.

Pero el origen de esta jornada internacional es político, vinculado directamente a la lucha por la libertad y la democracia, objetivos por los cuales luchan en la actualidad los mejores hombres y las mujeres dignas de Nicaragua.

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer fue establecido en homenaje a tres mujeres de República Dominicana (las hermanas Minerva, María Teresa y Patria Mirabal), quienes fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960 por la sanguinaria dictadura del “generalísimo” Rafael Leónidas Trujillo. Las hermanas Mirabal, a quienes se les llamaba “las mariposas”, fueron ejecutadas extrajudicialmente por su participación en la lucha contra la dictadura trujillista.

Esta jornada de lucha fue proclamada originalmente, en 1981, por el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe realizado en Bogotá, Colombia. Allí se acordó que el 25 de noviembre de cada año sería dedicado a la denuncia de la violencia que sufren las mujeres y a los esfuerzos por su erradicación. En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración sobre la Eliminación de la Violencia contra la Mujer; y en 1999 declaró el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En Nicaragua son muchas las mujeres víctimas de la violencia, desde la doméstica hasta el abuso sexual y el femicidio. Pero este año la principal forma de violencia contra ellas ha sido la política, sobre todo la de los asesinatos perpetrados por la dictadura y la que sufren en las cárceles las presas políticas.

75 mujeres han sido asesinadas durante la insurrección cívica contra la dictadura y por la libertad y la democracia. Más de 40 mujeres se encuentran en prisión actualmente, sometidas a la condición de presas políticas.

Varias de esas mujeres han sido violadas y torturadas en la cárcel. 15 presas políticas fueron golpeadas salvajemente por policías encapuchados, en una cárcel llamada La Esperanza. Al menos dos jóvenes mujeres han sufrido abortos en la prisión y a otra que sufre un cáncer avanzado la mantienen presa en inhumanas condiciones.

En los últimos días la represión contra las mujeres fue incrementada. En vísperas del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, la dictadura ha demostrado que entre sus aberraciones está también la misoginia, o sea el odio irracional a la mujer.

Aquí el audio del editorial

 

 

 

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*