GIEI a Ortega: No hay reconciliación sin justicia ni reparación

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes emitió sus observaciones respecto a la política de supuesta reconciliación del régimen orteguista.

Para mejorar la convivencia «debe procurar restituir la confianza en las instituciones del Estado, revisar su rol y aplicar las medidas correctivas correspondientes», señalan.

Agregan que «ni las “experiencias nacionales de paz” ni el “legado cultural … (que) ha constituido una prioridad para el Gobierno” lograron prevenir, evitar y/o detener los sucesos recientes».

En cuanto a «la promoción de valores» que precisa el gobierno en su planteamiento, el GIEI sostiene que «solo podrá tener sentido si se realiza partiendo del conocimiento de la verdad de lo vivido, si es producto del diálogo y si se asumen las responsabilidades que corresponda».

«Es necesario antes que todo, implementar procesos de verdad, lograr el reconocimiento de responsabilidades, que la justicia sancione a los responsables, se repare a las víctimas y se produzcan las reformas institucionales que sean necesarias para restituir la confianza de la ciudadanía en las instituciones del Estado», destacan los expertos.

Justicia y Verdad

El GIEI en su análisis afirma que la «política de paz» de la que habla el gobierno «pueden ser de gran importancia para atender el tejido social roto». No obstante «dichos procesos no se imponen, por ley, especialmente en los casos de “reencuentro personal” y “a lo interno de las familias”».

«Una política pública como la que se plantea, debe trascender las esferas de lo personal y de la familia para incluir la relación entre las instituciones del Estado y la sociedad», afirman los expertos.

Respecto al capítulo de: ¿Cómo vamos a rescatar nuestro legado familiar nicaragüense?, nuevamente, «el GIEI considera que la política propuesta parte de una situación de normalización que todavía no está construida en Nicaragua, y que requiere de procesos específicos que atiendan los efectos de la violencia vivida».

«Se trata primero, de restituir el tejido social y de recuperar la confianza en las instituciones del Estado y por ello establecer los mecanismos de verdad y justicia independientes y autónomos», observa el grupo.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*