Empresario Angel González bajo la lupa de la ley Magnitsky

El empresario mexicano Ángel González, podría ser sancionado por Estados Unidos bajo la ley Magnitsky Act.

Un grupo bipartidario de miembros del Congreso de los Estados Unidos solicitó el 2 de agosto al presidente Donald Trump que incluya en la lista de sanciones (entre ellas, la cancelación de sus visas y el congelamiento de sus bienes) a seis empresarios y políticos de El Salvador, Guatemala y Honduras, varios de ellos con causas abiertas ante la justicia y buscados por Interpol.

Narcotráfico, empresas fantasmas, sobornos a funcionarios, licitaciones arregladas, crimen organizado y violencia se cuentan entre las razones, reveladas el viernes 3, para solicitar que se aplique la Ley Global Magnitsky.

González es dueño de varios medios de comunicación en Nicaragua tales como canal 2, canal 9, canal 10 y canal 11. Además de poseer las frecuencias de varias emisoras radiales.

Al empresario se le acusa de vivir en Miami desde donde ha logrado «eludir leyes que prohiben monopolios (…) mediante empresas fantasmas a cargo de familiares, amigos y representantes».

También los congresistas estadounidenses explican que este empresario aparece en los Panama Papers como accionista de la empresa offshore Global Holding Properties, la principal del conglomerado de medios de Albavisión.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) ha registrado que González tiene negocios en 11 países de América Latina, en los cuales posee 35 canales de televisión (entre ellos La Red en Chile, ATV en Perú, SNT en Paraguay y Canal 9 en Argentina), 114 estaciones de radio, dos periódicos y varias salas de cine.

Financió campaña Otto Perez

En Guatemala las propiedades están a nombre de su esposa, Alba Elvira Lorenzana Cardona, de nacionalidad guatemalteca, procesada en 2016 por el caso Cooptación del Estado y buscada por Interpol.

El esquema para financiar la campaña de Pérez Molina y Baldetti y luego obtener beneficios en los contratos estatales, obtuvo fondos mediante una red de empresas a cargo de la candidata y luego vicepresidenta de Guatemala.

Ninguna compañía tenía actividad comercial real: eran «canales para el dinero que en secreto entregaban representantes de Radiotelevisión Guatemala (Canal 3) y Televisiete (Canal 7), propiedad de González».

Así llegaron al Partido Patriota, PP, unos USD 2,3 millones que no se declararon ante el Tribunal Superior Electoral y se emplearon en la compra de automóviles nuevos.

«A cambio, las empresas de televisión de González presuntamente se beneficiaron de contratos millonarios de publicidad oficial», que comenzaron con la asunción de Pérez Molina: unos USD 26 millones, estimó la fiscalía, o el 69% de toda la publicidad oficial en televisión.

Sus inicios

González comenzó su carrera vendiendo telenovelas mexicanas en 1971. Dos años más tarde se instaló en Guatemala con su primera esposa, hermana de quien sería Ministro de Comunicación de Alfonso Portillo y presidente del Congreso a comienzos de los 2000, Luis Armando Rabbé Tejada, quien creó puestos falsos en el Congreso para ganar dinero. Rabbé, a su vez, se casó con una hermana de González.

En 1981 González compró los canales 3 y 7 de Guatemala, en sociedad con dos cubanos exiliados. Uno de ellos, Gerardo Sampedro, fue detenido en Miami en 1995 por tráfico de droga y colaboración con el Cártel de Cali.

González amplió sus operaciones de medios a Nicaragua, Costa Rica, República Dominicana, México, Chile y Argentina, entre otros países; en 2008 creó el conglomerado Albavisión.

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*