Ortega acusa de «golpistas» a los obispos de la Conferencia Episcopal

Daniel Ortega,
Foto/EFE

Discurso de Daniel Ortega en acto partidario del 19 de julio causa repudio en el país. Acusa de «golpistas» a los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua y de ser cómplices, junto con fuerzas internas y fuerzas externas, de intentar derrocarlo del Poder.

Lanza un fuerte ataque contra los obispos a quienes descalificó como «mediadores y testigos» lo que indica que no tiene intenciones de volver a la mesa del diálogo nacional.

Además de decir que los obispos son parte del «golpe de estado» contra su gobierno declaró que los templos fueron ocupados como «cuarteles para guardar municiones» y salir a atacar y asesinar, en las protestas.

La Conferencia Episcopal le propuso al mandatario, en la última reunión a solas con los líderes católicos que adelantara las elecciones, lo que Ortega calificó de «golpe de estado».

Ortega dio su versión del encuentro, casi un mes y medio después de que el Cardenal Leopoldo Brenes contara los detalles de la reunión celebrada en las oficinas del mandatario, el pasado 7 de junio.

«Están comprometidos con los golpistas. Eran parte del plan con los golpistas», dijo Ortega a una masa de empleados públicos y simpatizantes que no llenaron la Plaza de la Fe, Juan Pablo II.

«Me duele mucho decir esto, porque yo le tengo aprecio a los obispos, les respeto, soy católico», agregó Ortega, quien se comparó con Job, el personaje bíblico del antiguo testamento.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al régimen de Ortega de graves violaciones a los derechos humanos en el marco de la actual crisis, que ha dejado más de 351 muertos, según organismos humanitarios.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el miércoles una resolución que pide a Ortega apoyar «un calendario electoral» acordado en el diálogo nacional, en una fórmula que busca elecciones anticipadas como vía para salir de la crisis.

La resolución fue aprobada con el voto a favor de 21 de los 34 miembros activos de la OEA, mientras que tres (Nicaragua, Venezuela y San Vicente y las Granadinas) votaron en contra y se registraron siete abstenciones y tres ausentes.

 

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*