Facebook permite el flujo de noticias racistas

Facebook Founder and CEO Mark Zuckerberg speaks on stage during the annual Facebook F8 developers conference in San Jose, California, U.S., April 18, 2017. REUTERS/Stephen Lam

Cada día, como parte de su trabajo, Johanna Wild indaga en los recovecos más aterradores de Facebook. Wild se dedica, entre otras cosas, a analizar información falsa y noticias de odio que los usuarios de Facebook leen, comentan y comparten. Wild pasó una semana inmersa en el mundo de usuarios de todas partes del mundo a fin de comprender qué les gusta y qué no. Para ello, accedió a grupos de Facebook donde se difunden noticias falsas.

Una de esas páginas es Freie Medien (Medios libres, en español), donde algunos simpatizantes del partido alemán de tendencia liberal-conservadora CDU (Unión Demócrata Cristiana) comparten teorías conspirativas. En ese grupo pueden encontrarse publicaciones que aseguran que los ingredientes del champú son «caballos de Troya con invasores peligrosos» o que las Naciones Unidas permiten que se envenene poco a poco la comida.

«Viví en un mundo paralelo que me llenó de odio y me hizo sentir que existe una solución bien sencilla a todos los problemas del mundo», afirma. Al finalizar el experimento, Wild se percató de que «cuesta mucho salir una vez estás dentro».

Cómo hemos llegado a esto: los cambios de algoritmo de Facebook

El director general de Facebook, Mark Zuckerberg ha quitado hierro al asunto de las noticias falsas en repetidas ocasiones. En enero prometió que la página, que cuenta con más de dos mil millones de usuarios, tendría «interacciones más significativas» con la renovación de la página de noticias.

Ahora, la página de noticias que ven los usuarios de Facebook al acceder funciona de forma completamente distinta. Los usuarios pueden ver más información personal de amigos y familiares, así como aquellas noticias que consideran lo suficientemente importantes para comentar y compartir.

Este es uno de los cambios más importantes de la red social más grande del mundo desde su fundación en 2004, y Zuckerberg señala que espera que mejore la vida de las personas.

«La investigación ha revelado que usar las redes sociales para conectar con personas que nos importan favorece nuestro bienestar. Nos sentimos conectados, y menos aislados, y esto influye en la felicidad y la salud a largo plazo. Por otra parte, leer artículos o ver vídeos de forma pasiva, aunque sean de entretenimiento o informativos, puede no ser tan positivo», apunta Zuckerberg.

Mientras tanto, Facebook está vendiendo esta medida a algunas marcas como una iniciativa para aumentar la calidad. Por su parte, muchas de estas marcas han sido testigo de un fuerte descenso de la interacción (engagement) desde que comenzaron los cambios.

Fuente:HuffPost

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*