Estados Unidos expulsa a 60 diplomáticos rusos acusados de espionaje

Gobiernos europeos también anunciaron expulsiones y sanciones.

Estados Unidos,Rusia,
Foto/CNN

Estados Unidos ordenó este lunes la expulsión de 60 diplomáticos rusos acusados de espionaje en represalia por el intento de asesinato con gas nervioso del espía Serguéi Skripal en el suelo de su aliado, Reino Unido, que acusa de ello a Moscú. Estos supuestos agentes de inteligencia y sus familias tienen un plazo de siete días para abandonar el país. La medida afecta a 12 empleados de la misión rusa en Naciones Unidas, ubicados en Nueva York, y 48 de la embajada en Washington. La Administración de Donald Trump también ha pedido a Moscú que cierre su consulado de Seattle, en el noroeste del país,  alegando su proximidad a la fábrica de aviones Boeing y a una base de submarinos.

Esta misma mañana, otros Gobiernos europeos anunciaron expulsiones y sanciones. Se trata de una acción coordinada de países aliados contra Rusia, en un momento de gran tensión con el país gobernado por Vladímir Putin, acusado de varios ataques recientes así como de diversas injerencias en Europa y Estados Unidos con el ánimo de dinamitar la confianza en las instituciones. El clima  recuerda a la Guerra Fría.  “Estados Unidos adopta esta medida en coordinación con nuestros aliados de la OTAN en el mundo en respuesta al uso por parte de Rusia de un una arma química militar en suelo de Reino Unido, lo último en su permanente patrón de desestabilizar actividad en el mundo”, señaló la Casa Blanca en un comunicado.

El pasado 4 de marzo el exespía ruso Serguéi Skripal y su hija fueron envenenados con gas nervioso de producción rusa en la localidad británica de Salisbury. El Gobierno británico acusó a Rusia formalmente y decretó la expulsión de 23 diplomáticos, así como la suspensión de todo contacto de alto nivel con Moscú.

En diciembre de 2016, los últimos días de la era Obama, la Casa Blanca ya impuso duras sanciones, aquella vez a cuenta de la injerencia en las elecciones presidenciales. Entonces se echó a 35 agentes de inteligencia y sus familias adscritos a la Embajada de Washington y del Consulado de Los Ángeles. También se ordenó el cierre inmediato de dos centros propiedad del Gobierno ruso en Nueva York y Maryland, además de penalizaciones a entidades y otros ciudadanos.

Esta vez hay más agentes inteligencia en vías de expulsión, pero se da la paradoja de que el presidente estadounidense es ahora un hombre que no ha dejado de mostrar afinidad con Putin. Al mismo, la nueva estrategia se seguridad de EEUU señala a China y a Rusia como grandes amenazas en un lenguaje que recuerda a la Guerra Fría.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, señaló que los diplomáticos expulsados «se implicaron en actividades de espionaje que son adversas para nuestra seguridad nacional”. “La decisión del presidente muestra que las acciones de Rusia tienen consecuencias”, dijo Haley. “Más allá de ejercer una conducta desestabilizadora por todo el mundo, de ser cómplice de las atrocidades en Siria y de las acciones ilegales en Ucrania”, dice, “han utilizado armas químicas en las fronteras de un de nuestros más próximos aliados”, añadió.

Fuente: El País

 

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*