El papa Francisco pide una Iglesia que no se obsesione por el poder

El Vaticano

El papa Francisco pidió hoy una Iglesia que no se deje obsesionar por el poder y que sea humilde y desinteresada, en su discurso de hoy en Florencia, (centro de Italia) a los participantes del Congreso de la Conferencia Episcopal italiana.

 

El extenso discurso, de cerca 50 minutos, aunque dirigido a la Iglesia italiana, puede considerarse un manifiesto del pontífice en el que dibujó cómo quiere la Iglesia.

 

«No tenemos que estar obsesionados con el poder, aunque este tenga el rostro de un poder útil y funcional a la imagen social de la Iglesia», destacó el papa en su alocución en el interior de la catedral de Santa María dei Fiori de Florencia.

 

Francisco habló del «humanismo cristiano», que es el de los «sentimientos de Jesús» y entre ellos citó el de la humildad, el desinterés y la bienaventuranza.

 

«Me gusta una Iglesia italiana inquieta, cada vez más cercana a los abandonados, a los olvidados, a los imperfectos. Anhelo una Iglesia alegre con rostro de madre, que comprende, acompaña, acaricia», dijo el pontífice.

 

 

 

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*