El régimen de Maduro ahora persigue y acosa a la familia y amigos de Óscar Pérez

La presidente de la comisión especial del Parlamento
Foto/ El Universal

La presidente de la comisión especial del Parlamento, Delsa Solórzano, dijo en rueda de prensa que se verificó 31 detenciones arbitrarias por el caso de “la masacre de El Junquito”.

Solórzano indicó además que desconocen el paradero de algunas de las personas que fueron detenidas en el marco del operativo policial del lunes pasado, en el que murieron nueve personas, entre ellas, Oscar Pérez y dos agentes.

«Han sido amenazados los familiares, hay serias amenazas en contra de varios familiares, de varios amigos cercanos e, incluso, de los empleadores de las personas asesinadas», agregó sin especificar de parte de quién vienen las supuestas amenazas.

Solórzano denunció «allanamientos de morada sin orden judicial» y «lesiones gravísimas en contra de varios ciudadanos a los cuales fueron simplemente a interrogarlos sobre su relación personal con los fallecidos».

«Todo esto constituye sin duda alguna una gravísima violación de derechos humanos», apuntó, y destacó que el lugar donde se registró el operativo para la captura de Pérez y sus compañeros fue destruido.

Asimismo, reiteró que seis de ellos murieron por un disparo en la cabeza, según se pudo ver en el acta de defunción, algo que, señaló, constituye un «patrón».

Esto «genera dudas: ¿en qué momento murieron? ¿después de recibir los disparos con el arma militar? (…) ¿murieron con el RP3 lanza cohetes o murieron después ajusticiados?», señaló.

Solórzano adelantó que los diputados han acudido al Ministerio Público y a la Defensoría del Pueblo para solicitar las actuaciones con respecto a este caso, y hasta el momento no han obtenido respuesta.

Además, pedirán en la morgue principal de Caracas las autopsias, pues uno de los integrantes del grupo de Pérez era de sexo femenino y, según dijeron algunos de los familiares de la mujer, identificada como Lisbeth Ramírez, han relatado que tenía dos meses de retraso en su ciclo menstrual.

Pérez se rebeló contra Maduro en junio pasado al sobrevolar Caracas con un helicóptero de la Policía científica y disparar contra dos edificios oficiales sin causar heridos o muertos.

Desde entonces grabó desde la clandestinidad videos en los que pedía un alzamiento popular contra el Gobierno chavista.

Antes de morir, Pérez subió a las redes sociales varios, desde el interior de la vivienda, en los que pedía a los agentes que lo dejaran entregarse.

Fuente: EFE

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*