Elecciones Municipales viciadas según el CENIDH

Elecciones Municipales en Nicaragua a realizarse el cinco de noviembre de 2017 están viciadas desde hace diez años que viene gobernando Daniel Ortega Saavedra a su gusto y antojo, señaló el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (CENIDH) en un posicionamiento emitido este martes 24 de octubre del corriente año.

«En vísperas de nuevos comicios, señalamos la violación de los derechos civiles y políticos de la ciudadanía, especialmente el derecho a la participación mediante el sufragio universal, igual, libre y secreto y el derecho a elegir y a ser elegido. Desde hace diez años los procesos electorales no cumplen su función de perfeccionar el sistema democrático con el debate y la participación activa de la población. Su carácter fraudulento los ha convertido en una herramienta para consolidar un modelo de gobierno basado en el control cada vez más férreo del aparato estatal y de la sociedad, es decir, en una dictadura institucional», expresó Juan Carlos Arce Campos, coordinador del CENIDH en Matagalpa.

«La permanencia de Daniel Ortega en el gobierno está signada por claras rupturas de los estándares democráticos mínimos. Los fraudulentos comicios municipales del 2008 y 2012 y los presidenciales del 2011 y 2016, le permitieron, por un lado, controlar casi todas  las alcaldías (127 de 153); y por otro, continuar ininterrumpidamente en el poder, dominando todas las instituciones del Estado desde el Ejecutivo y garantizándose convenientemente  en la Asamblea Nacional casi el 80 por ciento de los diputados (71 de 90)», agregó el funcionario del CENIDH.

Por todo lo anterior, el CENIDH planteó un posicionamiento de seis puntos concerniente a las Elecciones Municipales 2017 que literalmente dice así:

  1. Que es deber del Estado de Nicaragua garantizar el cumplimiento efectivo de los derechos civiles y políticos, lo que va más allá del ejercicio del sufragio electoral. Este deber se concreta en la construcción de ciudadanía con la participación de todos y de todas en la gestión gubernamental y municipal empleando las diferentes herramientas de participación ciudadana establecidas en la ley.
  1. Que lo que viene ocurriendo desde 2008 en los procesos electorales de Nicaragua, constituye una violación masiva de los derechos civiles y políticos de los y las nicaragüenses.
  1. Que no existen en el país condiciones que garanticen que la ciudadanía de todos los municipios elija libremente a sus alcaldes y concejales. Tampoco hay indicios de que los funcionarios electorales respetarán la voluntad popular que se exprese en los votos.
  1. Que, en este contexto, y en contradicción con el espíritu de un proceso electoral democrático, votar contribuirá a la profundización de la violación de los derechos humanos de la  población, pues el ejercicio del voto legitimará las pretensiones de eternizarse en el poder de Daniel Ortega y Rosario Murillo.
  1. Que siendo el ejercicio del voto un derecho humano, asistir o no a las urnas el 5 de noviembre, es una decisión de cada persona que debe ser respetada. Esta decisión debe ser responsable, basada en información y reflexión así como en el conocimiento pleno de que votar no es obligatorio.
  1. Que es responsabilidad de todo el pueblo nicaragüense exigir al gobierno y a las autoridades electorales un cambio de rumbo para la construcción de un sistema electoral libre, democrático y transparente, con credibilidad para todos, y respetuoso de los derechos civiles y políticos de la ciudadanía. Un sistema electoral que garantice el respeto de la voluntad popular, el pluralismo político y la plena libertad de elegir y ser elegido.

Las Elecciones Municipales 2017 se inserta en un modelo de dominación constituido desde hace diez años, sin ningún cambio en las autoridades electorales, sin ninguna reforma  sustancial en la excluyente Ley Electoral y sin ninguna señal de rectificación en una dictadura institucional que arriesga el futuro del país, indicó por su parte, la doctora Vilma Núñez, presidenta del CENIDH.

La doctora Núñez indicó que en estas elecciones las únicas novedades son; la presencia durante algunos días de una tardía misión de observación electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA) encabezada por Wilfredo Penco, quien avaló y alabó los fraudulentos procesos electorales de 2008, 2011 y 2016, así mismo, en la boleta electoral para estos comicios aparecerán dos nuevos partidos políticos, Ciudadanos por la Libertad y Partido de Restauración Democrática, a los que el Poder Electoral sometido al Ejecutivo concedió personería jurídica, maquillando así de una supuesta pluralidad un proceso totalmente viciado.

El Partido Ciudadanos por la Libertad (PCXL) y el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) han defendido su participación en las Elecciones Municipales 2017 con la creencia que podrán derrotar al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) con todas las probabilidades en su contra.

1 comentario en Elecciones Municipales viciadas según el CENIDH

  1. EL
    VOTO EN NICARAGUA ES OBLIGATORIO

    Considero que la declaración del Sr. Juan Carlos Artecampo de la organización
    nicaragüense de Derechos Humanos, es desacertada. En su declaración en el
    programa ’12 EN PUNTO” de la Radio Corporacion dijo que “EL VOTO EN NICARAGUA
    ES UN DERECHO, PERO NO ES OBLIGATORIO”.

    En primer lugar, ¿Qué es “deber” en término jurídico? Obvio, una ‘obligación’
    para cumplir con algo. En segundo lugar, ¿Qué nos
    dice la Constitución de Nicaragua en relación con el voto? El articulo 48 párrafo 2, nos dice en parte lo siguiente ‘Y EL CUMPLIMIENTO DE SUS DEBERES Y RESPONSABILIDADES’ – ¿Qué nos dice el artículo 46 de la Constitución de Nicaragua? Este articulo nos indica ‘Y DE LA PLENA VIGENCIA DE LOS DERECHOS CONSIGNADOSEN LA DECLARACION AMERICANA DE DERECHOS Y DEBERES DEL HOMBRE’ en el capítulo segundo: DEBERES: Artículo XXXII. Toda persona tiene el deber de
    votar en las elecciones populares del país de que sea nacional, cuando esté
    legalmente capacitada para ello.

    En conclusión, el voto es obligatorio en Nicaragua conforme a los artículos
    46 y 48 de la Constitución de Nicaragua.

    Sinceramente,

    Ramon Antonio REYES GONZALEZ
    Exiliado en Australia Ciudadano Nicaragüense

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*