Estado Islámico se atribuye atentado en Londres

Estado Islámico

El terrorista que perpetró este miércoles un atentado en el centro de Londres, en el que tres personas fueron asesinadas, ha sido identificado como Khalid Masood, nacido hace 52 años en el condado de Kent, sin antecedentes por terrorismo pero sí por delitos comunes. El autodenominado Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) ha asumido la autoría del atentado, a través de un breve comunicado difundido por Amaq News, una agencia que usa el grupo para difundir sus mensajes. Poco antes, la primera ministra británica, Theresa May, informó en el Parlamento de que el agresor era un hombre nacido en Reino Unido que estuvo hace años en el radar de los servicios de inteligencia británica por su vínculos «extremistas».

El terrorista había residido recientemente en la zona de West Midlands. Según las primeras  informaciones policiales, tenía antecedentes por agresiones, lesiones graves, posesión de armas y delitos contra el orden público, pero no por delitos relacionados con el terrorismo. La policía asegura que no existía ninguna información previa que indicase que pudiera estar planeando un atentado terrorista.

La principal hipótesis de los investigadores ya era que el atacante estaba «inspirado en el terrorismo internacional islamista», como ha confirmado este jueves el secretario de Seguridad británico. El agresor, según expertos en lucha antiterrorista consultados por la radio pública, se trataría de una de las tres millares de personas que se encuentran bajo el radar de Scotland Yard o el MI6, a las que, materialmente, no pueden someter a un seguimiento diario. La prioridad inmediata es descartar que el ataque formara parte de una trama más amplia. La policía investiga el círculo más próximo al atacante, sus viajes pasados, sus comunicaciones y su actividad en Internet.

Esta madrugada, la policía británica ha realizado una operación policial en la ciudad de Birmingham, en pleno centro de Inglaterra, donde el terrorista alquiló el coche que usó como arma, un todoterreno marca Hyundai. Mark Rowley, alto mando de Scotland Yard, ha confirmado que hay ocho detenidos después de redadas en seis viviendas de Birmingham, Londres y otros puntos del país. La policía no tiene información que haga pensar en una amenaza inminente mientras la investigación sigue abierta.

Fuente: El País

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*