Cinco muertos y ocho heridos en tiroteo en Aeropuerto de Fort Lauderdale, Florida

Foto/Diario Las Américas

Las armas de fuego han vuelto a poner de luto a Estados Unidos. Ayer al borde de la una de la tarde hora local, un hombre ha matado a tiros a cinco personas y herido a otras ocho en una sala de recogida de equipajes del aeropuerto de Fort Lauderdale, Florida, en el Miami metropolitano.

El agresor ha sido identificado como Esteban Santiago, de 26 años y con un hijo, nacido en Nueva Jersey y con pasado militar. De familia puertorriqueña y criado en la isla del Caribe, sirvió seis años en la Guardia Nacional de Puerto Rico y participó alrededor de un año en la misión de Estados Unidos en Irak. Al volver se fue a vivir a Alaska y se enroló en su Guardia Nacional. Al ser detenido llevaba una credencial militar. Testimonios diversos indican que tenía problemas mentales.

Santiago llegó al aeropuerto de Fort Lauderdale procedente de Alaska, tras hacer escala en Minneapolis. Dentro del equipaje que había facturado llevaba un arma de fuego. Al entrar a la terminal dos del aeropuerto, en la zona de equipajes, entró a un baño, supuestamente para cargar el arma, y al salir disparó indiscriminadamente contra pasajeros que esperaban sus maletas.

«Las personas comenzaron a gritar y tratar de salir por cualquier puerta que pudieran o a esconderse bajo los asientos. Él siguió acercándose, disparando al azar», contó un testigo a la cadena MSNBC.

En un vídeo tomado instantes después del suceso se ve a gente en estado de shock. Algunos de pie, otros en el suelo y al menos una persona desplomada con un charco de sangre junto a su cabeza. Un hombre vio cómo Santiago, con aspecto sereno, disparaba en la cabeza a otro y después sintió un golpe en su espalda. Segundos después el asesino era arrestado y él salió hacia el baño a comprobar qué era lo que había notado. Descubrió que a él también le había disparado. Pero no sangraba ni sentía dolor, porque la bala había sido detenida por la computadora que llevaba a la espalda.

Fuente: El País

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*