Twitter despedirá a 350 trabajadores, el 9% de su plantilla

twitter,despidos

Jack Dorsey, cofundador de Twitter, está atrapado en un callejón que le obliga a soltar lastre. La plataforma social terminó el tercer trimestre con pérdidas de 102,8 millones de dólares (93 millones de euros). Es un 20% menos con respecto a las pérdidas que registró hace un año. Pese a esta mejora, y reflejo de las dificultades que tiene para ser rentable y competitiva, procede a una nueva ola de despidos que afectará al 9% de la plantilla.

El recorte busca reducir costos. Se eliminarán 350 posiciones en el área comercial, para reorganizar los departamentos de ventas y de marketing. Esta ola de despidos se suma a la que se anunció hace justo un año, cuando Dorsey retomó oficialmente las funciones de consejero delegado, que afectó a más de 330 empleados. El objetivo ahora, como entonces, es “optimizar” la estructura de la organización.

La tecnológica de San Francisco registró 317 millones de usuarios mensuales activos a final de septiembre, cuatro millones más que en el trimestre precedente pero representa un tímido incremento anual del 3%. Esta base le aportó 616 millones de dólares en ingresos (564 millones de euros), una mejor del 8% frente al tercer trimestre de 2015. De ese total, 545 millones de dólares (498 millones de euros) son por publicidad.

La situación es realmente compleja. Twitter, que ahora se presenta como una compañía de medios, está teniendo gran dificultad desde hace un par de años para competir con otras plataformas sociales. Durante las últimas semanas se especuló con la posibilidad de que acabara bajo el paraguas de Salesforce, Google y Disney, que se habían interesado por la compañía. Eso disparó sus acciones más de un 25%.

Pero los potenciales pretendientes se retiraron de la puja antes incluso de presentar las ofertas y la cotización de Twitter se vino de nuevo abajo, perdiendo todo lo que había ganado en tres semanas. Su capitalización bursátil rondaba los 11.700 millones antes de publicar las cuentas del tercer trimestre. En el parqué no saben a estas alturas que busca Dorsey, porque su plan no funciona.

Fuente: El País