Ataque a las Torres Gemelas visto desde el espacio

Torres gemelas

«Las lágrimas no fluyen de la misma manera en el espacio». Esa es una de las conmovedoras conclusiones que escribió el astronauta estadounidense Frank Culbertson tras enviar a la Agencia Espacial de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés) esta fotografía tomada poco después de los ataques a las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001 en la ciudad de Nueva York.

El capitán Culbertson era el comandante de la Expedición 3 de la Estación Espacial Internacional (EEI) aquel trágico día, y aunque no estaba solo en la nave porque compartía tripulación con los cosmonautas rusos Vladimir Dezhurov y Mikhail Turin, sí era el único estadounidense en el espacio.

En su imagen se pueden ver dos enormes fumarolas negras arrastradas por el viento hacia el sur de la isla de Manhattan, donde un rato antes reposaban las dos torres de 110 pisos de oficinas en el World Trade Center (WTC), centro financiero de la ciudad.

Esa mañana de hace 15 años, a las 8:46 am (1246 GMT), el vuelo 11 de American Airlines fue estrellado por secuestradores contra la Torre Norte del WTC.

El avión volaba a 700 km/h, llevando 92 pasajeros y nueve miembros de la tripulación a bordo.

A las 9:03 am (1303 GMT), 18 minutos más tarde, la Torre Sur fue impactada por el vuelo 175 de United Airlines a la altura de los pisos 77 al 85, a una velocidad de 540 km/h.
Los pasajeros de los dos aviones fueron sólo algunas de las cerca de 3.000 víctimas que dejaron los ataques y la posterior destrucción de las torres, que se derrumbaron cuando el fuego derritió sus estructuras.
Los eventos de ese día fueron un serie de ataques coordinados cometidos por el grupo al Qaeda, que dejaron más de 6.000 heridos y pérdidas materiales en US$10.000 millones.
En números: el costo del 11-S

«Agarré la cámara más cercana»

La EEI es un centro de investigación espacial que orbita la Tierra desde 1998.

Es administrada por un programa de cooperación entre cinco agencias espaciales entre las que se encuentran la NASA y la Agencia Espacial Federal Rusa (FKA, por sus siglas en ingles).

En 2001, la EEI no contaba con televisión en vivo ni internet pero al recibir la noticia a través de una conferencia radial con el equipo médico de la NASA en la Tierra, Culbertson pudo ver en el mapa que estaban pasando por Canadá y que pronto volarían sobre Nueva York.

«Recorrí toda la EEI hasta que encontré una ventana que me diera una vista de Nueva York y agarré la cámara más cercana», escribió Culbertson en una carta enviada a la NASA al día siguiente de los ataques.

«Estábamos mirando hacia Nueva York en el momento, o poco después, del colapso de la segunda torre. Qué horrible», señalo el astronauta sobre el momento en el que tomó la fotografía.

«Es horrible ver humo saliendo de las heridas del propio país desde esta vista privilegiada. La dicotomía de estar en una nave espacial dedicada a mejorar la vida en la Tierra y ver la vida ser destruida con actos tan intencionados, estos actos terribles te sacuden la psique, no importa quién seas», compartió Culbertson, al ver la fila de humo brotando del destruido WTC.

Fuente: BBC Mundo

Sea el primero en comentar

Deje su comentario

Su correo no será publicado.


*